Menú de navegación
Antiguas aldeas del sur de la provincia de Anhui – Xidi y Hongcun

Antiguas aldeas del sur de la provincia de Anhui – Xidi y Hongcun

Anhui (China)

  • Autor: info@viajealpatrimonio.com
  • Fecha de publicación: 13 09, 2016
  • Categoría:

Recuerdos de la China rural


La película Tigre y Dragón, de Ang Lee, es una fantasía enclavada en el pasado rural chino. Muchos de los escenarios del film fueron rodados en Hongcun. Este pueblo, junto a Xidi, supone el prototipo de lo que uno se imagina al pensar en la China rural y tradicional de las dinastías Ming y Qing. En esta época imperial, ambas aldeas crecieron gracias al sistema económico premoderno de China. Cuando llegó el siglo XX, ambas declinaron, permaneciendo así congeladas en el tiempo. Son por tanto testigo de un tiempo pasado del que destacan sus residencias privadas, diseño urbano y canalización de aguas. A la arquitectura unen una cultura local con su cocina, medicina, artes, pintura, etc. Ambas están en el condado de Yi, que despuntó en el siglo XVI. Este condado está cerca de los montes Huangshan, de los más bonitos de China. Ambos lugares, pueblos y montes, suelen ser visitados conjuntamente.

Estanque principal de Hongcun

Estanque principal de Hongcun

Las dos ciudades fueron eminentemente comerciales. Un comercio rural, eso sí, dirigido por poderosas familias de corte patriarcal y feudal. Fueron construidas por mercaderes y oficiales que organizaron el territorio en rígidos clanes basados en ideas neoconfucianas. Xidi debe su nombre a un puesto de correos local. Su nombre antiguo, Xichuan, hace referencia sin embargo a los tres arroyos que recorren la ciudad. Fue fundada por la familia Hu. Esta familia creció al adoptar un hijo del emperador Zhaozong cuando este fue depuesto. En el siglo XI decidieron mudarse y fundar la ciudad. En el siglo XV, la ciudad había crecido por la presencia de más comerciantes al abrigo de los Hu. Estos saltaron del comercio a la política en el siglo XVIII, impulsando aún más a Xidi. Hongcun, por su parte, fue fundada en el 1131 por Wang Wen y su familia. Wen era un general de la dinastía Han que se pasó al comercio. Su papel fue similar al de la familia Hu. La ciudad no vivió un momento tan álgido como el de Xidi, pero mantuvo su economía a flote más tiempo.

Xidi está estructurada en torno a sus tres arroyos, que forman tres calles principales paralelas. Las tres están pavimentadas con granito local. Entre ellas hay otras callejuelas menores y las tres confluyen en el puente Huiyuan, del siglo XV. En su día llegó a tener 600 residencias de nivel; ahora podemos ver todavía 124 de época Ming y Qing. Tienen trabajos escultóricos de gran calidad, sobre todo en los frontones. Muchas de estas residencias privadas, que se ganan el sobrenombre de hall cuando alcanzan un nivel, están abiertas al público y contienen muebles antiguos. Los halls más renombrados son el del Respeto y el de la Reminiscencia. Además de los hall, destaca la puerta de entrada a la ciudad, conocida como del Gobernador. Es de madera y tiene un triple arco.

Puerta del Gobernador a la entrada de Xidi

Puerta del Gobernador a la entrada de Xidi

Hongcun vive al abrigo de la colina Leigang, sobre la que se apoya. Si vemos la ciudad desde arriba, los locales afirman que tiene forma de buey. La cabeza es la propia colina, mientras que las patas son cuatro puentes sobre el arroyo Jiyin y el cuerpo las casas. La piscina de la luna o Yuezhao es el centro de la ciudad. El diseño de Hongcun es menos rectilíneo que el de Xidi y está lleno de callejuelas encantadoras. Su sistema de aguas y canalización es lo más representativo. Se tardó dos siglos en acabar desde que se inició en el siglo XV. Además, destacan sus 150 residencias o halls. El más visitado es el de Chengzhi, la vivienda de un antiguo comerciante de sal. Tiene 60 habitaciones. Otros halls famosos fueron construidos en el siglo XIX, como el hall de las Escrituras Meritorias, el del Virtuosismo o el de la Aspiración. También merece la pena una visita al lago sur, otra piscina de la ciudad donde además se encuentra una academia y un fotogénico puente.

La moderna Huangshan, de un 1,5 millones de habitantes, es el punto de partida más habitual. Está a una hora de Xidi y desde esta solo quedan 19 kilómetros más hasta Hongcun. Hay autobuses que conectan los tres puntos. Otra opción habitual es llegar desde los montes Huangshan. En ese caso se llegará primero a Hongcun desde Tangkou, la base de operaciones para los viajeros de los montes. Por el día, ambas ciudades están bastante asediadas por los grupos de turistas chinos y resultan un tanto artificiales, por lo que se recomienda llegar pronto. Hay que saber que ambas ciudades tienen un coste de entrada bastante alto incluso para estándares occidentales. De las dos, Hongcun es más visitada. El bosque de bambú de Mukeng es un buen complemento. También allí se rodaron imágenes de Tigre y Dragón. El Xuecai, verduras en conserva muy sabrosas, es el producto más típico. Se encuentra en muchos platos de la apreciada cocina local.

Foto: Xianyi ShenXianyi Shen

Deja un comentario