Menú de navegación
Casa Rietveld-Schröder

Casa Rietveld-Schröder

Utrecht (Holanda)

  • Autor: info@viajealpatrimonio.com
  • Fecha de publicación: 20 12, 2015
  • Categoría:

Mondrian en tres dimensiones


Es fácil distinguir el arte del holandés de comienzos del siglo XX Piet Mondrian, incluso aunque ni su nombre, ni el neoplasticismo, ni la revista convertida en corriente modernista De Stijl nos digan mucho. Sus combinaciones de líneas horizontales y verticales negras sobre fondo blanco, con los rectángulos formados pintados en negro o los colores primarios, puros como él los llamaba, son inconfundibles. Veía en estas combinaciones la esencia del arte, su universalidad despojada de artificios. Una simplicidad en la que ni siquiera entraban las líneas diagonales. Imaginarnos un cuadro de Mondrian en tres dimensiones no es complicado, basta con cambiar rectángulos por prismas, cuadrados por cubos. El arquitecto Gerrit Rietveld quiso ir más allá y no solo construir una estructura que recordara a Mondrian, sino una estructura funcional. En concreto, una sencilla casa unifamiliar de un tamaño nada palaciego que situó en un barrio a las afueras de Utrecht. La Casa Rietveld-Schröder se convirtió por su originalidad en una influencia de la arquitectura moderna y un ejemplo único de todo un movimiento artístico.

casa-rietveld-schroeder

Vista exterior de la casa Rietveld-Schroeder

Gerrit Rietveld era, además de arquitecto, un diseñador de muebles que coincidió con el movimiento De Stijl fundado por Mondrian en los años 20 del siglo pasado. Se adhirió temporalmente al mismo y tuvo la oportunidad de diseñar la casa Rietvel-Schröder. Para ello necesitaba un cliente que necesitara un hogar y compartiera el mismo entusiasmo por la nueva corriente artística. Aparece en la historia Truus Schröder, una holandesa conocedora de Mondrian que ya había encargado a Rietveld el diseño de una habitación. Tras enviudar, pensó en Rietveld para el diseño de su nueva casa. La señora Schröder participó tan activamente en el diseño final que su nombre quedó ligado al del arquitecto. No solo en el nombre de la casa: ambos fueron pareja tras finalizar el proyecto y el propio Rietveld murió en la misma en los años 60. Mucho tiempo antes había roto con la corriente De Stijl y dirigido su atención hacia el lado social del urbanismo. Tuvo que esperar hasta los años 50 para contar con el apoyo municipal para proyectos de este corte, así como para su reconocimiento.

La casa fue finalizada 1924 tras una serie de cambios de materiales durante la construcción. Inicialmente, todo iba a ser de cemento, pero rápidamente quedó claro que los costes se iban a exceder de lo presupuestado. Los cimientos y los balcones son de este material, mientras que el resto mezcla ladrillos, yeso, vigas de madera y acero. La casa se apoya en el edificio anterior de la calle: Rietveld no tuvo el menor problema en contrastar el diseño modernista con las casas colindantes, totalmente tradicionales. La casa Rietveld-Schröder no solo fue muy influyente en la cambiante arquitectura de la época, sino que además fue activamente utilizada para su principal función durante más de 60 años, hasta la muerte de su dueña en 1985. Una de sus hijas se convirtió en una renombrada interiorista y participó en la restauración que se hizo en los años 70, muy fiel al original.

Interior de la casa Rietveld-Schröder

Interior de la casa Rietveld-Schröder

Al ser una estructura tridimensional, las líneas bidimensionales de Mondrian se sustituyen por planos, que son los que se cortan constantemente en ángulos rectos formando rectángulos. En la casa dominan el blanco y el gris de fondo, pero también hay elementos en los tres colores puros de Mondrian. En el interior destaca ante todo el piso de arriba. Este presenta una planta totalmente diáfana que, sin embargo, gana en privacidad a voluntad gracias a los distintos paneles movibles que forman las habitaciones. Esto fue una petición expresa de Schröder, que quería un amplio y simple espacio para que sus hijos jugaran de día, pero con la opción de cerrarlo al llegar la noche.

Actualmente, la casa Rietveld-Schröder depende del Centraal Museum de Utrecht y es visitable, pero bajo ciertas limitaciones: no pueden entrar a la casa más de doce personas simultáneamente y lo hacen bajo estricta reserva previa, aunque sea por teléfono en el mismo día. Una vez dentro tendremos una hora para visitar la casa acompañados de una audioguía. El Centraal Museum también ofrece visitas guiadas a grupos, incluyendo el traslado hasta la casa. Dentro se pueden ver también ejemplos de muebles de la misma corriente artística y del mismo Rietveld, como la silla roja y azul. En la calle Erasmuslaan, justo al lado, hay otros dos edificios de Rietveld. No comparten estilo con la casa, pero en su interior podemos ver algunos planos del diseño de esta. Utrecht es una ciudad universitaria vibrante de más de 300.000 habitantes con una vida nocturna muy apreciada. No tiene aeropuerto propio, pero el de Ámsterdam está apenas a media hora en tren y es la mejor manera de llegar.

Foto: Wojtek Gurak Inhabitat

Deja un comentario