Menú de navegación
Ciudad histórica de Sukhothai y sus ciudades históricas asociadas

Ciudad histórica de Sukhothai y sus ciudades históricas asociadas

Norte (Tailandia)

  • Autor: info@viajealpatrimonio.com
  • Fecha de publicación: 14 01, 2016
  • Categoría:

El feliz pasado tai


Los escolares tailandeses aprenden en la escuela que su país procede del reino de Siam, que se escindió del imperio jemer. Estos últimos gobernaban de manera absolutista y ellos vivían en un reino de armonía y democracia. La historia tiene demasiadas veces como fin único fomentar la identidad nacional, pero esta historia tailandesa sí tiene algo de verdad: Siam fue una vez parte del imperio jemer y se independizó de estos. Antes incluso de ser Siam o simplemente Tailandia, el germen de este gran estado del sudeste asiático se formó en el 1238. Entonces, Sri Indraditya se rebeló contra el reino de Lavo, parte del imperio jemer, y formó Sukhothai. Su nombre se traduce como el amanecer de la felicidad, tal y como se les cuenta la historia a los jóvenes tailandeses.

ciudad-historica-de-sukhothai-y-sus-ciudades-historicas-asociadas

Vista de Sukhothai al amanecer

A pesar de que ya gozaba de cierta autonomía, la zona del valle del río Chao Phraya caminó sola desde entonces. Fijó su capital en lo que hoy conocemos como ciudad histórica de Sukhothai. Los hijos de Sri Indraditya expandieron el territorio al norte y al sur. Especialmente eficaz fue el pequeño, Ramkhamhaeng, que a la muerte de su hermano mayor se convirtió en uno de los reyes más venerados. A él se le considera el verdadero padre de la nación tai. Ramkhamhaeng terminó además de asentar el budismo theravada como religión principal. A su muerte, Sukhothai empezó a vivir tensiones internas entre los gobernadores locales y el territorio se redujo al original. Inició así un declive que acabó finalmente con la incorporación en 1583 al pujante reino de Ayutthaya, cerca de la actual Bangkok. Desde entonces, la ciudad perdió relevancia, aunque fue atacada en la guerra birmano-tailandesa del siglo XVIII. En 1793 se creó Nuevo Sukhothai y la vieja ciudad fue abandonada.

El legado de Sukhothai es una ciudad entera que marcó el estilo arquitectónico de la región. La capital conforma un rectángulo de dos kilómetros por 1,6, pero todos los templos se expanden en un área de 70 kilómetros cuadrados. Quieran o no los tai, lo cierto es que la ciudad recuerda a las jemeres a pesar de tener personalidad propia. Para empezar, en la maestría del diseño hidráulico que se basa en el abastecimiento desde la presa de Saritphong. También en la religión, porque, como atestigua la transformación budista que sufrieron templos hinduistas como Wat Si Sawai y Wat Phra Phai Luang, muchos templos ya estaban en Sukhothai antes de que se creara el reino. Wat Mahathat es el templo principal y destaca su estupa en forma de capullo de flor de loto, muy típico del estilo Sukhothai. Noen Prasat fue el palacio real y debajo del mismo fue encontrada en 1833 la pieza arqueológica más interesante y controvertida del área, la estela de Ramkhamhaeng. Esta estela es la base de la idea casi utópica del Sukhothai democrático y próspero que hoy aprenden los tai, pero su autenticidad es discutida por diversos arqueólogos.

Buda de Wat Mahthat en Sukhothai

Buda de Wat Mahthat en Sukhothai

Este sitio se completa con las áreas arqueológicas de Si Satchanalai y Kamphaeng Phet. La primera, a solo 55 kilómetros, fue la segunda ciudad en importancia del reino de Sukhothai. La ciudad de la buena gente, como se traduce, es casi tan grande como la capital. Fue fundada en 1250 para la realeza y rápidamente se convirtió en la ciudad principesca, es decir, donde residía el príncipe de Sukhothai. Su situación estratégica le permitió ser clave para la exportación de la cerámica y defensivamente jugó su rol contra los birmanos, para lo que se construyó una muralla. Wat Phra Si Ratana Mahathat es el templo principal, de tiempos jemeres, donde impresiona su gopuram, la puerta de entrada en forma de torre. El sitio de Kamphaeng Phet es considerablemente más pequeño y tenía funciones esencialmente defensivas por situarse en la que fue mucho tiempo frontera sur.

Sukhothai es una parada obligatoria si se hace un circuito por Tailandia y es ofrecido así por cualquier agencia. Si se va por libre, la nueva Sukhothai, a pesar de contar con tan solo 35.000 habitantes, tiene aeropuerto a las principales ciudades tai. Hay 430 kilómetros hasta Bangkok, así que es aconsejable utilizar el avión a no ser que se quieran hacer paradadas intermedias. Para moverse por las ruinas se puede optar por tuktuk, bicicleta o, si se tiene tiempo, simplemente a pie dentro de cada zona: norte y sur. Conviene completar la visita yendo al Museo Nacional Ramkhamhaeng. Los otros dos sitios son mucho menos frecuentados y es por ello es muy aconsejable ir a Si Satchanalai, que no tiene tanto que envidiar a Sukhothai. Como en otras zonas del sudeste asiático, lo ideal es ir de noviembre a marzo para evitar el monzón.

Foto: Florin Draghici / mauro gambini

Deja un comentario