Menú de navegación
Conjunto de monumentos de Mahabalipuram

Conjunto de monumentos de Mahabalipuram

Tamil Nadu (India)

  • Autor: info@viajealpatrimonio.com
  • Fecha de publicación: 22 12, 2015
  • Categoría:

Exportando estilo por la bahía de Bengala


Antes de unificarse como país, el subcontinente indio resguardó en su interior numerosas civilizaciones que lucharon entre sí. En lo que ahora es la región de Tamil Nadu, en el sur de la India, emergió de los siglos III al IX una de las más relevantes. Se trató de la civilización de los Pallavas. Desde su capital en Kanchipuram gobernaron con mano de hierro sofocando todo tipo de rebeliones de otras familias. Para el comercio utilizaron un puerto comercial al que dieron todo el esplendor de su arquitectura de estilo drávida: Mahabalipuram. Gracias a evidencias arqueológicas se sabe que Mahabalipuram, orientada hacia el este, tuvo contactos comerciales con mucha parte de las tierras del Índico, empezando por Sri Lanka y llegando hasta el sudeste asiático. Además de intercambiar mercancías hubo intercambios culturales, porque la arquitectura que ha permanecido en Mahabalipuram fue con el tiempo un referente para sitios arqueológicos hinduistas como Angkor Wat, Prambanan o My Son.

conjunto-de-monumentos-de-mahabalipuram

Templo de la Orilla en Mahabalipuram

Los orígenes de la ciudad parece que identifican la ciudad con la de Nirppeyyaru, fundada sobre el siglo I. El comercio fue la razón de ser desde el comienzo: aquí se han encontrado monedas de lugares tan lejanos como el Imperio Romano. La relevancia de la ciudad fue creciendo con el paso de los siglos y bajo los Pallavas alcanzó su momento de gloria. Del 638 al 720, Mahabalipuram se renovó arquitectónicamente con el nuevo estilo drávida. La ciudad es entonces conocida como Mamallapuram por el dirigente que erigió los principales monumentos de la ciudad: Narasimhavarman I Mamalla. El gran luchador, como se le conocía, jamás perdió una batalla y tuvo tiempo de dejar su huella en la eternidad a través de sus obras religiosas. El nombre de Mahabalipuram, por fin, se empezó a utilizar cuando los problemas ya agobiaban a los Pallavas. Del oeste los Chalukyas y del sur los primeros Chola ahogaron al imperio Pallava, desaparecido a finales del siglo IX.

Mahabalipuram es un conjunto de distintos templos, algunos separados entre sí varios kilómetros. Su estilo es el apogeo del drávida del sur de la India, aunque también tiene influencias budistas.  En la ciudad, dedicada casi enteramente a Shiva, se puede observar perfectamente la convivencia de los monumentos excavados en la roca y los templos construidos aparte. Entre los primeros tenemos los mandapas, templos excavados de los que el Varaha es un excelente ejemplo. Otras estructuras de interés son los templos en forma de carro conocidos como rathas, de los que hay unos cuantos ejemplos en formas cuadradas, rectangulares o elípticas. Una de las estrellas del sitio arqueológico es la pared esculpida del Descenso del Ganges o Penitencia de Arjuna. Esta pieza única de gran tamaño parece que representa a un rey pidiéndole a Shiva que haga descender de los cielos al río Ganges para que nutra a la tierra. Los escultores utilizaron una abertura natural de la roca para representar el cauce del río.

Pared esculpida de la Penitencia de Arjuna

Pared esculpida de la Penitencia de Arjuna

La estrella de Mahabalipuram es, no obstante, el templo de la Orilla. Esta finísima construcción que mira al golfo de Bengala es relevante desde el punto de vista arquitectónico y arqueológico. De forma piramidal, sus relieves han sufrido la erosión de los vientos cargados de salitre del mar que contempla. El propio mar parece que se comió otros seis templos hermanos. Solo lo parece, porque a nivel arqueológico no hay evidencias definitivas. La leyenda de los Siete Templos arrancó ya con Marco Polo y ha obsesionado a los occidentales durante siglos. Durante el tsunami de 2004, que apenas dañó al templo de la Orilla, el retroceso del agua parece que dejó a la vista momentáneamente varias estructuras que podrían ser los templos antiguos. Ahora se dice que hubo otro tsunami anterior en el siglo XIII que se pudo llevar por delante otras estructuras de las que el templo actual es lo que queda, pero que fueran seis templos hermanos está por demostrar.

Por su importancia histórica, los templos de Mahabalipuram son bastante visitados si se acude a este parte del país, menos frecuentada eso sí que el norte de la India. Desde la capital del estado, Chennai, la antigua Madras, hay un corto viaje de 60 kilómetros en una carretera escénica bastante bien cuidada. La ciudad moderna de Mahabalipuram, fundada en 1827, está orientada a proveer de servicios turísticos a las ruinas, así que tiene todo tipo de hoteles, restaurantes, etc. El conjunto monumental se puede visitar en medio día. Se puede acudir el resto del día a alguna de las playas de la zona. Por el intenso calor y las copiosas lluvias lo mejor es viajar de enero a abril.

Foto: Stefan Krasowski / Mahesh Balasubramanian

Deja un comentario