Menú de navegación
Conjunto de templos de Mahabodhi

Conjunto de templos de Mahabodhi

Bodh Gaya (India)

  • Autor: info@viajealpatrimonio.com
  • Fecha de publicación: 23 12, 2015
  • Categoría:

El primer nirvana


Está escrito que Siddharta Gautama, fundador del budismo, nació en Lumbini, la actual Nepal, aproximadamente en el siglo VI a.C. Tras la gran renuncia, momento en el cual rechazó los bienes terrenales y se entregó al ascetismo, vagó durante años. El ascetismo extremo lo matizó con la meditación trascendente formando el conocido como Camino del Medio. Contaba con 35 años cuando llegó junto con algunos acompañantes a una zona dentro de la región del estado de Bihar, en el noreste del subcontinente indio. Allí se sentó debajo de una higuera y declaró que no se movería hasta alcanzar la verdad. La leyenda cuenta que pasó tres días y tres noches o varias semanas, según la fuente, hasta que al final se le apareció Muchilinda, el rey de los naga con forma de serpiente. Gautama consiguió así el acceso a la iluminación, el estado de nirvana que le procuró las cuatro grandes verdades. El sitio donde Gautama se convirtió en Buda es Mahabodhi, cerca de la ciudad de Gaya. Como se puede imaginar, solo el simbolismo para los cientos de millones de budistas que hay hace de este un sitio especial. Sin embargo, su arquitectura acompaña.

conjunto-de-templos-de-mahabodhi

Detalle del templo principal de Mahabodhi

Mahabodhi se convirtió en el punto donde se considera que nació el budismo como práctica religiosa, tanto en su rama theravada como en la mahayana. Siendo el sitio más sagrado del budismo, atrajo ya en vida de Buda a los primeros peregrinos. Fue en el siglo III a.C. cuando se empezaron a construir estructuras alrededor de la higuera o árbol de bodhi, de la cual la que vemos hoy se supone que es una descendiente. Asoka, un dirigente maurya mitificado en la India, se convirtió al budismo gradualmente tras haber sido un aguerrido guerrero. Tras derrotar a los kalinga y ver el estado de terror en el que había convertido a su imperio, se transformó en un dirigente filántropo. Asoka construyó el trono Vajrasana que marcaba el lugar donde estuvo Buda, una balaustrada, una de sus famosas columnas y el primer templo. Poco queda hoy de su época, pero sí han llegado hasta nosotros restos arqueológicos.

Lo que vemos hoy en Mahabodhi proviene principalmente de los siglos V y VI, cuando los Gupta crearon la mayor parte de los templos. El periodo Gupta, que va del 320 al 550, fue uno de los más brillantes de la India y se le considera la edad de oro del hinduismo, con progresos tanto en las ciencias como en el arte. Que fueran principalmente hinduistas no quiere decir que persiguieran el budismo: la tolerancia era la norma. De hecho, antes de que los hunos partieran el imperio, los Guptas erigieron el templo principal de Mahabodhi. Se trata de una gran torre de 55 metros de altura en estilo indio antiguo con cuatro torres similares más pequeñas en cada esquina. Este templo es de gran relevancia arquitectónica, pues fue el primero construido con ladrillos y sirvió de modelo para muchos otros. Dedicado a la infinita gracia de Buda, su protagonismo culmina con la gran efigie recubierta en oro que sostiene la Tierra como testigo del acceso a la iluminación. Alrededor de este templo, al oeste de la higuera, se levantan muchas otras estructuras que celebran los distintos puntos en los que Gautama permaneció las siete semanas siguientes a la iluminación.

Vista del complejo de templos de Mahabodhi

Vista del complejo de templos de Mahabodhi

Los hunos y los árabes asolaron el subcontinente indio y la práctica del budismo entró en una crisis que solo se recuperó con el ascenso de los Palas, que estuvieron en el gobierno del siglo VIII al XII. Después de ellos, Mahabodhi atraviesa su periodo más duro de abandono. La mayoría de estructuras van cediendo hasta que los arqueólogos británicos, ya a finales del siglo XIX, acometen una profunda restauración que pasa por levantar de nuevo el templo principal. En la segunda mitad del siglo XX se han realizado más restauraciones y hay un plan de conservación completo para paliar la numerosa presencia de turistas y sobre todo de peregrinos.

Mahabodhi se encuentra a 115 kilómetros o tres horas de Patna, la capital de Bihur, en el noreste de la India. No obstante, la cercana ciudad de Gaya tiene también aeropuerto, dedicado fundamentalmente a los peregrinos. Este lugar es más sagrado que turístico, así que conviene tener una sensibilidad especial y, por ejemplo, quitarse los zapatos al entrar a los templos. Debido al crecimiento del budismo en Occidente hay circuitos especializados en recorrer los lugares sagrados de la religión y, claro está, Mahabodhi es una visita obligada. Como en todo el norte de la India, el momento adecuado para ir es de octubre a marzo. Si no se tiene la oportunidad de viajar a Mahabodhi existe una réplica exacta en Bagan. Unos monjes budistas visitaron Mahabodhi en el siglo XII y copiaron el diseño, que replicaron en esta mítica ciudad de Myanmar.

Foto: Andrew Moore / Matt Stabile

Deja un comentario