Menú de navegación
El Gran Canal

El Gran Canal

Pekín, Hebei, Shandong, Jiangsu y Zhejiang (China)

  • Autor: info@viajealpatrimonio.com
  • Fecha de publicación: 25 10, 2016
  • Categoría:

Columna vertebral de China


En plena efervescencia entre las colonias y la Revolución Industrial se construyeron en Europa diversos sistemas de canales que luego, con la llegada del ferrocarril, tuvieron las más de las veces una modesta utilidad. Muy distinta es la historia del Gran Canal de China. Para empezar, no hablamos de una obra reciente. Cuenta con 2.500 años de historia, desde sus comienzos hasta que se enlazaron sus distintas partes: es la mayor obra de ingeniería civil previa a la Revolución Industrial. En cuanto a su utilidad, aunque ha tenido épocas oscuras, muchos dirigentes recuperaron y ampliaron el canal por su importancia. Funcionó como vertebrador de un enorme estado y como vía preferente para el traslado de un grano que servía como impuesto en el sistema caoyun. Con casi 1.800 kilómetros, conecta la actual capital Pekín con la ciudad de Hangzhou. Entre medias sirve también de enlace entre los dos principales ríos de China, el Amarillo y el Yangtse. La foto actual del Gran Canal procede principalmente de la época Sui en el siglo VI, pero el Canal ha tenido y tiene vida propia, cambiando sus brazos y su diseño a lo largo de los siglos.

Barcos de transporte en el Gran Canal, a la altura de Yangzhou

Barcos de transporte en el Gran Canal, a la altura de Yangzhou

El rey de Wu, Fuchai, conquistó al reino vecino de Qu en el siglo V a.C. Es entonces, en el año 486 a.C., cuando arranca la historia del Gran Canal, llamado entonces Han Gou. Su utilidad principal era comercial y esta primera sección unió el río Yangtse con el río Huai utilizando en el camino ríos, lagos y marismas. Se discute aún si el tramo de Hong Gou es incluso anterior, del siglo VI a.C. Esta sección está más al norte y une el Amarillo con los ríos Si y Bian. Durante siglos, estos dos canales permanecieron separados. Así hasta que los Sui llegaron al poder y, a pesar de su corta dinastía, unificaron el país. Ellos llevaron la capital a Yangzhou, que durante mucho tiempo se mantuvo como principal polo económico del país. El Canal era fundamental para este papel y lo demostraron empleando a cinco millones de personas en su renovación. Los Sui no terminaron de unir todo el Canal, pero solucionaron problemas con la acumulación de limo y construyeron los primeros diques para contener al río Amarillo. Sus crecidas han arrasado el Canal varias veces.

El Canal no solo tenía una función comercial, pues también funcionaba como medio de transmisión de información a base de mensajeros y también para mover tropas cuando era necesario, especialmente en el norte. También tenía sus problemas con los bandidos, que atacaban a los barcos en las antiguas esclusas. Para solventarlo, Qiao Weiyo inventó en el 984 el sistema de esclusas de dos compuertas que conocemos hoy. Tras una época en desuso, el Canal volvió a ganar fuerza en el siglo XIII, cuando tras una nueva reunificación recuperó su papel vertebrador. Los Ming restauraron el Canal casi completamente entre 1411 y 1415. Suzhou se convirtió en esta época en el centro económico del país. En 1855, una nueva riada del Amarillo anegó y desunió el Canal. Como para entonces ya estaba en desuso por el transporte ferroviario y marítimo, no fue arreglado. El gobierno comunista ha reparado secciones, pero aún queda mucho trabajo por hacer.

Puentes sobre el Gran Canal cerca de Suzhou

Puentes sobre el Gran Canal cerca de Suzhou

El Canal cuenta con 1.794 kilómetros en su diseño actual. Sin embargo, solo el tramo al sur desde Hangzhou hasta Jining es navegable. Actualmente se consideran siete secciones de sur a norte: son los canales de Jiangnan, Li, Zhong, Lu, Sur, Norte y Tonghui. El de Jianang es la parte más utilizada, pues traslada materias primas al delta del Yangtse, actual polo económico de China gracias a Shanghái. Tiene cien metros de ancho como mínimo. Li y Zhong han sido dos de las partes más anegadas por riadas y por ello tienen varios brazos. El tramo de Lu es la última navegable. Alcanza el punto de mayor altitud, 38,5 metros, cuando ya está seco, lo mismo que en el enlace perdido con el Amarillo. El sector conocido como Sur es la peor parte: la industria usa su agua a cambio de residuos. El tramo Norte acaba justo antes de Pekín, ciudad que se unía al Canal vía el pequeño canal de Tonghui, hoy seco.

Conocer el Gran Canal significa acercarse a alguna de las ciudades por las que pasa. Las tres ciudades ideales son Hangzhou, Suzhou y Tonghui. En la primera hay varios barcos turísticos que recorre el ancho canal, además de un museo dedicado al Canal. Suzhou, con sus numerosos canales, es fundamental para entender el papel del Gran Canal. Aunque la suciedad puede hacer que este apelativo suene exagerado, hay varias zonas encantadoras como la Montaña Fría. Mejor aún son las puertas de Pan Men, de 2.500 años de antigüedad. Además de la puerta marítima cuenta con un bonito puente peatonal. En Tonghui está la zona más descaradamente turística. En esta cercana ciudad a Pekín se ha creado un enorme parque con áreas recreativas y actividades turísticas. Además, en mayo aloja un festival musical.

Foto: VmenkovLawrence Siu

Deja un comentario