Menú de navegación
Fortaleza y sitio histórico nacional de San Juan de Puerto Rico

Fortaleza y sitio histórico nacional de San Juan de Puerto Rico

Puerto Rico (EEUU)

  • Autor: info@viajealpatrimonio.com
  • Fecha de publicación: 31 10, 2016
  • Categoría:

Lanzadera hacia Europa


La era de los descubrimientos fue para los estados europeos, ante todo, una fuente fácil de riqueza. Cuando los españoles descubrieron el oro y la plata de América se pusieron manos a la obra. Enviaban cantidades masivas por mar en un peligroso viaje a través del Atlántico. A los problemas inherentes de la navegación del siglo XVI había que añadir la cada vez más nutrida presencia de piratas. La localización de la isla de Puerto Rico era estratégica: al ser la isla más al este, acortaba el viaje al máximo. La capital de la isla, San Juan, se convirtió en el puerto más importante para los españoles. Por eso mismo fue también el puerto más protegido. Se construyeron en torno a él una serie de fortalezas y murallas que conjuntamente son el legado de aquella época. Además de la importancia histórica, los fuertes de San Juan son un ejemplo de la arquitectura militar de los siglos XVI a XIX, siglo en el que la isla pasó finalmente a manos estadounidenses.

Vista aérea de San Juan, con el fuerte de Morro en primer plano

Vista aérea de San Juan, con el fuerte de Morro en primer plano

San Juan fue fundada en 1521 por los primeros españoles, convirtiéndose en la segunda capital de América tras Santo Domingo. Lo hizo unos cientos de metros al este de un asentamiento anterior levantado por Juan Ponce de León. El desplazamiento ubicó la ciudad en una península que formaba una bahía natural perfecta para proteger los barcos. Los ataques a San Juan se intensificaron desde finales del XVI, poniendo a prueba su sistema defensivo. Británicos, como Francis Drake o George Clifford, y holandeses lo intentaron, pero a pesar de victorias parciales, nunca hicieron caer la ciudad. Tampoco Ralph Abercromby, que venía de conquistar Trinidad, fue capaz en 1797. La política de la isla cambió en el XIX por los aires revolucionarios, trayendo más libertades y comercio. Entonces llegaron los estadounidenses. Plantaron una serie de fragatas en 1898 frente a la ciudad. Ángel Rivero Méndez no aguantó la amenaza y atacó, obteniendo una dura respuesta. Finalmente, el tratado de París dio la isla a EEUU a cambio de una modesta suma de dinero.

La llamada Fortaleza fue construida entre 1533 y 1540 a las afueras del puerto, dentro de la bahía. Fue la primera que vio la ciudad. Inicialmente estaba formada por cuatro torres y una gran torre del homenaje central, a la que luego se sumó otra. En 1640 se ampliaron las murallas del recinto, que incorporó la iglesia de Santa Catalina. Esta es la razón por la cual a veces se conoce así a la Fortaleza. Poco a poco fue perdiendo su rol defensivo, hasta que en 1846 se convirtió en la residencia oficial del gobernador en una suerte de palacio real. Su simbolismo la llevó a ser objeto de ataque por puertorriqueños nacionalistas en 1950, que fracasaron en su intento revolucionario. Actualmente, el aspecto de la Fortaleza es el de una mansión rodeada de edificios anexos y jardines.

Fortaleza de San Juan desde el mar

Fortaleza de San Juan desde el mar

Aunque no tan regio como la Fortaleza, el más legendario de los fuertes es el del Morro. Está situado en la punta de la península, de ahí su nombre. Desde ahí vigila la entrada al puerto junto al fuerte de Cañuelo, al otro lado de la bahía. En 1539 se construyó un fuerte provisional que sirvió de base hasta que Juan de Tejada y Juan Bautista Antonelli levantaron el actual en 1587. De aquí en adelante sirvió de modelo para el resto de fuertes portuarios desplegados por los españoles en América. Hicieron bien, porque el Morro fue atacado en numerosas ocasiones, desde tierra y mar, pero nunca cayó. En 1680 se unió a las murallas que caminan paralelas a la bahía. Por último, en 1992 se le devolvió su aspecto original tras eliminar algunas modificaciones realizadas por los estadounidenses en el último siglo. Más posterior al Morro es el tercero de los fuertes de la península, el de San Cristóbal. Se construyó en un cerro a la entrada de la ciudad en 1783. Su misión principal era defender San Juan de los ataques por tierra, para lo cual contaba con dos puertas. En 1897 se derribó parcialmente para mejorar la fluidez por la ciudad.

San Juan es hoy la capital del estado no incorporado de Puerto Rico, un estatus diferente al de los cincuenta estados de EEUU. Cuenta con 400.000 habitantes, que llegan a dos millones si sumamos el área metropolitana. La forma más cómoda de llegar es en avión, pero San Juan también recibe multitud de cruceros. Si no se llega por mar, es aconsejable coger al menos un ferry para cruzar la bahía. Nos dará una perspectiva de los fuertes y su estratégica posición. Una vez visitados estos hay que dejarse llevar por las animadas callejuelas del centro histórico y, si hay tiempo, acercase a las playas de Condado o Isla Verde. Gastronómicamente, Puerto Rico es un híbrido de orígenes caribeños, españoles y africanos. Un plato que reúne un poco de todos es el mofongo, plátano frito relleno de carne. A Puerto Rico es bueno ir de febrero a junio, cuando hay menos lluvias.

Foto: Sarah RichterRoger W

Deja un comentario