Menú de navegación
Ghats occidentales

Ghats occidentales

Madhya Pradesh, Karnataka, Kerala y Tamil Nadu (India)

  • Autor: info@viajealpatrimonio.com
  • Fecha de publicación: 22 07, 2017
  • Categoría:

Columna de biodiversidad india


La cordillera del Himalaya es obviamente la más alta del subcontinente indio, pero el honor de ser la más antigua corresponde a otra situada al sur: los Ghats occidentales. Esta larga cordillera de 1.600 kilómetros de longitud se creó cuando el bloque continental del sur Gondwana se partió y el subcontinente indio empezó a moverse al norte, desgajando en su camino a la isla de Madagascar. Hablamos, por tanto, de hace unos 150 millones de años, tres veces más que el Himalaya. Mucho más modestos en altura, los Ghats occidentales son de tremenda importancia en el sur de la India en dos aspectos: el clima y la biodiversidad. Su influencia en el clima local es total, pues retienen los monzones e impiden que lleguen a la llanura del Decán. De la biodiversidad, baste decir que es uno de los nombrados puntos de biodiversidad más relevantes del mundo. Alberga multitud de especies endémicas y amenazadas que viven en sus bosques tropicales.

Cataratas Jog en los Ghats Occidentales

Los Ghats occidentales, como los orientales al otro lado del subcontinente, caminan paralelos a la costa. A su izquierda dejan un estrecho corredor de unos 30-50 kilómetros llamado Konkan, donde se agolpan ciudades que miran al Índico. A la derecha queda la planicie del Decán. De norte a sur van desde el río Tapti, un poco al norte de Mumbai, hasta la punta sur en las montañas Cardamomo. No obstante, no funcionan como una cordillera continua, como los Andes en Sudamérica. Los Ghats se parten ocasionalmente dejando corredores, lo que hace que la cordillera reciba distintos nombres según la región. La parte más al norte no pasa de los 2.000 metros, como los Ghats orientales. Mientras, en los estados de Tamil Nadu y Kerala, al sur, los sobrepasan varios picos. El punto más alto es el Anamudi a 2.695 metros. Al retener la lluvia, la cara oeste es lógicamente más lluviosa. De hecho, la vegetación crea un círculo virtuoso al crear más humedad por condensación y volver a descargar otra vez. Tanta lluvia genera multitud de ríos. Los que descargan al oeste son cortos y verticales, por lo que forman cascadas espectaculares como las de Jog, de 253 metros de altura. Serían más espectaculares sin la presa que está unos kilómetros aparte.

Hacia el este, los ríos son muy distintos y forman una de las cuatro cuencas fluviales de la India, que descarga en el golfo de Bengala. Aquí los ríos alcanzan casi los 1.500 kilómetros, como el Godavari. En los Ghats hay multitud de zonas protegidas, incluyendo trece Parques Nacionales diferentes. Antes de la llegada de los británicos, todo el territorio era bastante virgen y estaba poblado por tribus. Tras la explotación de parte de los Ghats, ideales para plantaciones de te, café y teca, la conservación ha consistido en islas de vegetación a salvo del progreso humano. Afortunadamente, muchos de estos Parques se unen entre sí, al menos con corredores ecológicos para que especies como los elefantes puedan migrar. El diseño en islas ecológicas complica la gestión, que intenta centralizarse para considerar los Ghats un sistema único. Es muy complicado señalar alguna zona más relevante, porque cada Parque tiene su razón de ser, pero el territorio de las montañas Nilgiri es el más grande.

Un elefante asiático en la selva de los Ghats Occidentales

La biodiversidad es desbordante: más de 10.000 plantas, más de 500 aves, 139 mamíferos, etc. Baste decir de la importancia de los Ghats que alojan 325 especies amenazadas y 1.800 endémicas. Hay cuatro ecorregiones diferentes, dependiendo de la altitud y la latitud. La zona montañosa del sur, muy húmeda, es la más espectacular: contiene el 80% de las especies de flora de todos los Ghats. El endemismo es particularmente relevante en los anfibios: algunos como la rana púrpura han sido descubiertos recientemente y han demostrado la relación de la fauna con la de las islas Seychelles. En los mamíferos hay 32 especies amenazadas, principalmente por reducción de hábitat. Hay primates como los macacos de cola de león o los langures de Nilgiri, distintos murciélagos, osos perezosos, gaures, leopardos, etc. Las especies más representativas son el elefante asiático, que tiene en los Ghats su mayor población, y el tigre.

A lo largo de toda la cordillera hay multitud de ciudades de montaña que pueden servir como base para hacer excursiones y actividades de montaña. Están conectadas por sinuosas carreteras y muchas por ferrocarril. Pune es la ciudad más grande, pero una de las más turísticas es Ooty, en el corazón de Nilgiri. Desde aquí se pueden contratar trekkings, safaris, etc., aunque también muchos circuitos por el sur de la India incluyen alguna visita a los Ghats. Para las cataratas Jog, la ciudad de referencia es Sagara, a unas seis horas de Goa. Un viaje muy completo podría empezar aquí y acabar en Ooty unos días después. De junio a septiembre es la temporada húmeda en los Ghats, por tanto a evitar. Lo ideal es ir justo después, para disfrutar del verdor de la zona.

Fotos: SajjadFThangaraj Kumaravel

Deja un comentario