Menú de navegación
Grabados rupestres de Tanum

Grabados rupestres de Tanum

Västra Götaland (Suecia)

Los primeros vikingos


En ausencia de escritura, el legado pictórico de una cultura se revela como una herramienta vital para los historiadores. No solo nos cuenta cómo se articulaba esa sociedad, sino sus creencias e inquietudes. En Escandinavia hay varios lugares fundamentales en este sentido. Uno de los principales se encuentra en Tanum, en la costa oeste de Suecia. Allí podemos recorrer 25 kilómetros descubriendo distintas zonas de petroglifos. En su día era la orilla del mar, aunque hoy el agua ha ido cediendo espacio a la tierra. Los petroglifos de Tanum son un libro abierto para comprender la Edad de Bronce escandinava por su unidad cronológica y estilística. Además, artísticamente son de gran importancia por la riqueza y variedad de sus motivos, técnicas utilizadas y, sobre todo, por ciertas composiciones que requerían planificación previa. La cultura aquí presente, muy comercial y artesana, logró inmortalizarse gracias a Tanum.

Uno de los numerosos petroglifos de Tanum

Uno de los numerosos petroglifos de Tanum

Tanum fue investigado con profundidad por el arqueólogo sueco Oscar Montelius en el siglo XIX. Fue una de las personas claves para entender la Edad de Bronce en Escandinavia, que abarca del 1800 a.C. al 500 a.C. Además de situarse en un periodo posterior a otros lugares de Europa, los artefactos de bronce fueron importados de otros lugares del continente. El comercio de esta zona, que va desde Noruega a Estonia, fue una de las  principales palancas económicas de estos pueblos. Para ello fue necesario que se hicieran expertos en navegación, un tema muy típico en los grabados y en los lugares de enterramiento. No obstante, el clima facilitaba la agricultura por la época: entonces era mucho más templado y hasta había vides. A nivel religioso, los petroglifos de Escandinavia apuntan ya una protorreligión nórdica en la cual se adivinan dioses como Thor. Ritualmente, los enterramientos y el uso de instrumentos como el lur se acercan también a la religión vikinga.

Tanum se encuentra en Bohuslän del norte. Toda la costa de este territorio tiene un lecho de roca granítica ideal como lienzo natural. El nivel del mar es una clave para localizar temporalmente los petroglifos. Hoy, la mayor parte de petroglifos está a unos 25-30 metros sobre el nivel del mar, pero en su momento de producción estaban a la orilla del agua. Es más, cuando el territorio fue ocupado en torno al cuarto milenio a.C., las rocas usadas estaban aún cubiertas por el agua. Es entonces cuando la agricultura se asienta y surgen los primeros poblados. Las primeras muestras de esta cultura son lugares de enterramiento, a mayor altitud sobre el nivel del mar. Más tarde empiezan a abundar los petroglifos, que marcan la época prerromana de Escandinavia. Más tarde, desde el año 400, la zona estaría caracterizada ya plenamente por la cultura vikinga.

Petroglifo de Tanum sobre la roca granítica

Petroglifo de Tanum sobre la roca granítica

Se han contabilizado unos 1.500 paneles distintos con petroglifos, aunque el número sigue creciendo. El trabajo comenzaba muchas veces con una planificación previa de la composición definitiva, para lo cual se hacía un bosquejo previo rayando el lecho granítico. Una vez decidido, se picaba la roca hasta una profundidad de entre 1 y 30 milímetros y se quitaba el polvo. Los temas se pueden dividir en dos grandes grupos: los que representan con fidelidad el mundo escandinavo y los más simbólicos que entran de lleno en el mundo religioso. Los primeros son una fuente de conocimiento: podemos ver personas en actividades diarias o manejando armas, animales y medios de transporte como carros y, sobre todo, muchos barcos. Están representados barcos como el famoso Hjortspring, encontrado bajo tierra en Dinamarca. Entre todos los lienzos pétreos destaca el de Vitlyckehällen, una de las mayores superficies pintadas de toda Escandinavia. Contra el criterio de los arqueólogos, los surcos de varios petroglifos fueron pintados de un característico, pero poco riguroso color rojo, lo que por otro lado facilita la comprensión a los visitantes.

Tanumshede es la ciudad referencia para visitar los petroglifos. Está a una hora y media en coche al norte de Gotemburgo, de camino a Oslo. Allí se encuentra el museo gratuito de Vitlycke, donde podemos iniciar la visita con una muestra comprensiva de la Edad de Bronce escandinava. Luego podemos hacer un recorrido por varios ejemplos en la roca, comenzando por el lienzo de Vitlyckehällen. Lo ideal es contratar un guía para que ayude en la interpretación de los diseños. Hay tours desde media hora hasta cuatro horas. Es muy recomendable ir en verano para tener mayores probabilidades de sol. Cerca de allí podemos ir también al cementerio de Greby, necrópolis de la que se supone fue una importante ciudad comercial posterior, de la Edad de Hierro.

Fotos: Sum DooodFred J

Deja un comentario