Menú de navegación
Islas Gough e Inaccesible

Islas Gough e Inaccesible

Santa Elena, Ascensión y Tristán de Acuña (Reino Unido)

  • Autor: info@viajealpatrimonio.com
  • Fecha de publicación: 6 11, 2016
  • Categoría:

Solitario Atlántico


El sur del océano Atlántico está levemente salpicado de pequeñas islas volcánicas. Una de ellas pasa por ser el sitio habitado más remoto del mundo: Tristán de Acuña. Está a 2.400 kilómetros de Santa Elena y casi 3.000 del continente africano. Apenas 200 personas viven allí bajo nacionalidad británica. Más al sur aún se encuentran dos pequeñas islas deshabitadas. A cuarenta kilómetros al sureste está la isla Inaccesible y a más de 400 la isla de Gough. Este aislamiento las convierte en dos de los puntos menos corrompidos por la mano del hombre, lo que permite ver ecosistemas sin apenas adaptación a nuestra influencia. Claro, que estar tan lejos también implica que los habitantes de estas islas sean prácticamente en su totalidad aves, muchas de ellas migratorias. No existen reptiles, anfibios ni mamíferos más allá de las comunidades de focas y leones marinos que visitan a temporadas ambas islas. La presencia humana sí que ha tenido una consecuencia en Gough: la introducción involuntaria de una especie exótica como el ratón se ha convertido en un serio problema para el inadaptado ecosistema.

Un albatros errante en la isla de Gough

Un albatros errante en la isla de Gough

La hipótesis más convincente del descubrimiento de Gough es la llegada del portugués Gonçalo Álvares, antiguo compañero de Vasco de Gama, en 1505. La isla tomó su nombre durante tres siglos. El británico Charles Gough se topó con la isla en 1732, pero pensando que estaba en otro sitio, creyó descubrir una isla nueva y le dio su nombre. Los cartógrafos se dieron cuenta de que ambos hablaban de la misma isla, pero se quedó con el nombre del británico. Se mantuvo deshabitada salvo como refugio temporal para cazadores de focas. Finalmente, Reino Unido la reclamó en 1938. Inaccesible por su parte fue descubierta en 1656 por un navío holandés con Jan Jacobszoon al frente. Sucedió casi 150 años después del descubrimiento de Tristán, pese a estar cerca. Hubo varios intentos de colonización. El británico William Glass vivió aquí con su familia en 1816, introduciendo ganado. La historia de los hermanos Stoltenhoff es más recordada. Llegaron en 1871 con la intención de servir como referencia a barcos que pasasen por la zona. Pero no pasan muchos y solo dos años después tuvieron que ser rescatados. Durante el siglo XX recibió varias expediciones científicas, pero no fue hasta 1982 cuando se cartografió e investigó completamente.

Gough mide 13×7 kilómetros y alcanza 900 metros en su meseta superior. Tuvo cinco fases eruptivas, pero la última sucedió hace más de 2.000 años. La forma resultante es una isla muy abrupta rodeada de islotes. Hay 54 especies de aves registradas y pasa por ser uno de los puntos más importantes del mundo en avifauna, con varias especies endémicas y muchas amenazadas. El amenazado albatros de Tristán tiene la práctica totalidad de sus parejas en Gough: unas 1.500. El petrel del Atlántico está catalogado solo como vulnerable, pero su posición puede empeorar. Dos especies no migratorias son la gallina de Gough y el pinzón de Gough, estando el segundo muy amenazado. Es también lugar de anidamiento de especies de pingüinos protegidas como el saltarrocas norteño. La mayor amenaza son los ratones, exóticos en Gough. Estos se comen los huevos de las crías. Los pájaros son más grandes que ellos, pero la evolución no les dio el instinto para librarse de ellos. Varios biólogos están estudiando el problema. Son parte de la pequeña población permanente de seis científicos que viven en la estación climática de Gough.

Un pingüino saltarrocas norteño en una playa de Inaccesible

Un pingüino saltarrocas norteño en una playa de Inaccesible

Inaccesible debe su nombre a que realmente lo es. Muchas expediciones han fallado a la hora de abordar la isla, tanto por el difícil amarre como para sortear los vertiginosos acantilados. También ha sido un lugar habitual de naufragios: algunos tuvieron que sobrevivir en la isla hasta lograr enviar a parte de la tripulación a pedir auxilio a Tristán. Inaccesible es más pequeña que Gough, pero su fauna es similar. El pájaro más conocido es el rasconcillo de Tristán de Cuña, que es el ave no voladora más pequeña del mundo. Apenas pesa 30 gramos. La isla está deshabitada totalmente, pero es explotada bajo estrictas condiciones por los habitantes de Tristán, que vienen aquí a recoger guano y huevos y a pescar langostas.

Visitar estas dos islas es toda una aventura que comienza con el propio viaje a Tristán, una isla muy complicada por carecer de aeropuerto. Lo primero es pedir permiso y luego buscar traslado desde Ciudad del Cabo. Algunos cargueros paran en Tristán en un viaje que dura unos seis días. De noviembre a febrero la temperatura es más alta y hay menos lluvias, por lo que algún pequeño crucero se aventura por la zona. Desde Tristán es relativamente fácil llegar a Inaccesible, aunque hay que hacerlo con guías. Gough está más lejos y la mejor opción es montar en el barco SA Agulhas, que visita la isla después de Tristán. En Gough no se puede más que ver la isla desde el barco, pues su protección impide poner pie en tierra a nadie que no sea de la población permanente.

Foto: Chantal SteynBrian Gratwicke

Deja un comentario