Menú de navegación
La catedral de León

La catedral de León

León (Nicaragua)

  • Autor: info@viajealpatrimonio.com
  • Fecha de publicación: 27 09, 2016
  • Categoría:

Fortaleza religiosa


Representante del modernismo en la literatura hispana y nombrado Príncipe de las letras castellanas, la figura de Rubén Darío es sin duda una de las más relevantes del siglo XX en la literatura. Darío no nació en la ciudad nicaragüense de León, pero se crío allí. Cuando murió, sus restos tuvieron un lugar señalado en la catedral de la ciudad, la Insigne y Real Basílica Catedral de la Asunción de la Bienaventurada Virgen María, uno de los templos barrocos más importantes de Centroamérica y el más grande de todos. Se sitúa en una de las dos ciudades históricas de Nicaragua. León siempre fue rival de Granada. A favor tuvo su hegemonía en el plano cultural gracias a su universidad. Además, fue capital política del país y uno de los centros industriales y comerciales más relevantes. Santiago de los Caballeros de León, su nombre completo, está cerca de la costa del Pacífico, rodeada de hermosas playas e imponentes volcanes.

Vista de la catedral de León desde la plaza central

Vista de la catedral de León desde la plaza central

A diferencia de Granada, que parece más morisca, León tiene un aspecto castellano haciendo honor a su ciudad homónima en España. Ambas fueron fundadas por Francisco Hernández de Córdoba, conquistador de Nicaragua. León, en concreto, nació en 1524, aunque no lo hizo en su actual ubicación. Su primer lugar de asentamiento fue a orillas del lago Xolotlán, cerca del volcán Momtombo. Sin embargo, una serie de terremotos llevó a mover la ciudad unos kilómetros al oeste, al poblado Subtiava. León fue ganando protagonismo y fue capital de la intendencia de León. Justo antes de iniciarse el periodo independentista se inauguró la universidad, la segunda de Centroamérica. Cuando llegaron noticias de cambio de Guatemala, León se mantuvo prudente y firmó el acta de los nublados, que no se casaba con nadie por miedo a las represalias desde España. Sin embargo, en 1821 la independencia triunfó. Se inició así la carrera por ser la capital frente a Granada. León representaba el ala liberal y consiguió puntualmente la capitalidad. Al final, para reducir tensiones se decidió nombrar capital a una tercera ciudad: Managua.

La diócesis de León es una de las más antiguas de Centroamérica y la más antigua de Nicaragua. Por tanto, había que construir un templo a su altura. Las obras de la catedral se iniciaron en 1747 bajo la dirección de Diego José de Porres y Esquivel y se prolongaron hasta 1814, aunque no se consagró hasta 1860. Estilísticamente sigue los pasos de la catedral de Antigua Guatemala, con el barroco tardío con elementos locales como protagonista. Como las obras duraron tanto, las dos torres son más neoclásicas. Su robustez la ha transformado en fuerte defensivo varias veces. En 1824 se colocaron cañones en su azotea y en el periodo sandinista también tuvo un rol parecido. Algunos cañonazos ha resistido. A comienzos del siglo XX se encargaron a Jorge Navas Cordonero varios trabajos para adornar la catedral. Suyos son la virgen que encabeza el templo, las estatuas de los apóstoles y el león que protege la tumba de Rubén Darío.

León que protege la tumba de Ruben Darío, en el interior de la catedral

León que protege la tumba de Ruben Darío, en el interior de la catedral

El estilo es por tanto una mezcla de barroco y neoclásico. Pero de la catedral destaca sobre todo su aspecto recio. Es un templo inmenso, mucho más horizontal y ancho que alto. La razón principal es práctica: aguantar terremotos como lo lleva haciendo ya siglos. La planta es rectangular, similar a la de Lima y Cuzco, con dos enormes torres a los lados con cúpula chinesca. El interior del templo es muy sobrio y se centra en llenar de luz el espacio de diez tramos abovedados. La bóveda del santuario, esa sí, está profusamente decorada. También destacan el altar flamenco de madera o las pinturas de Antonio Sarria. Por toda la ciudad hay más templos. En estilo barroco destaca también la del Santuario Diocesano de Nuestra Señora de La Merced, la patrona de la ciudad.

León cuenta hoy con 200.000 habitantes. En su pugna con Granada pierde como ciudad más visitada por su estado de conservación, pero su catedral atrae a bastantes turistas y la ciudad cada vez aparece más en los circuitos por Centroamérica. Está a solo 90 kilómetros de Managua y su aeropuerto: una hora y media en coche. En León hay multitud de fiestas de interés. Destaca entre ellas la Semana Santa, con sus procesiones y sus calles enmoquetadas con alfombras de aserrín de colores. En la víspera de la Virgen de la Asunción, el 14 de agosto, se celebra la gritería chiquita. Se pide a la virgen que volcanes como el cercano Cerro Negro no oscurezcan el cielo. Entre noviembre y diciembre también es curiosa la temporada de Gigantonas. En ella, un muñeco representa a una dama española y otro muñeco en forma de enano le va cantando coplas. Las letras hacen referencia a problemas del país.

Foto: Garrett ZieglerZenia Nuñez

Deja un comentario