Menú de navegación
Paisaje cultural de arte rupestre de Gobustán

Paisaje cultural de arte rupestre de Gobustán

Absheron (Azerbaiyán)

Garganta decorada


 El pequeño y joven país de Azerbaiyán está promocionando el turismo partiendo de su propia etimología: la tierra del fuego. Este fuego hace referencia en parte a la actividad sísmica del parque nacional de Gobustán, un área muy cercana a la capital Bakú. Gobustán conforma las estribaciones finales del Cáucaso, antes de llegar al mar Caspio. Su nombre se puede traducir como garganta, pues lo más característico geológicamente son sus profundas ramblas. Esta zona es actualmente muy árida, pero en el pasado no fue así. Cuando Gobustán era una región plena de vida acumuló numerosos asentamientos humanos que fueron progresivamente dejando su huella. Existe en Gobustán una densa cantidad de petroglifos y grabados en la roca que nos cuentan las vidas de esas gentes como si fueran un libro abierto.

Uno de los petroglifos más famosos de Gobustán

Uno de los petroglifos más famosos de Gobustán

La cuenca del río Jeyrankechmaz, junto con la de otros, conforma la columna vertebral de un Parque Nacional que prácticamente se agota a orillas del Caspio. Actualmente, Gobustán tiene una breve primavera, periodo en el que recibe más agua. El resto del año, el territorio es semiárido y en verano es directamente caluroso. Arbustos y yerbas de secano dominan una zona en la que ahora campean zorros, lobos, chacales y muchos reptiles. Además, es una zona de alta actividad debido a seísmos y una alta actividad erosionante que hace que grandes bloques de caliza se precipiten y formen cuevas naturales. La mayor atracción geológica de Gobustán son sus volcanes de lodo. Existen unos 700 en el mundo y aquí están más de la mitad. Se forman debido a emanaciones de gas y lodos procedentes de depósitos de petróleo poco profundos en zonas de subducción. Normalmente producen piscinas de lodo, pero cada veinte años expulsan largas columnas de fuego. Actualmente, la más espectacular es la de Lökbatan.

En este escenario se encontraron en 1930 los petroglifos y grabados. Un grupo de mineros en busca de gravilla descubrió varios símbolos de corte sagrado. Empezaron a encontrar cuevas artificiales con señales humanas, pero no fue hasta 1939 que los trabajos arqueológicos empezaron en serio. Ishag Jafarzadeh, pionero de la arqueología en su país, se dedicó a estudiar la zona. Identificó más de 3.500 petroglifos en 750 rocas, además de multitud de artefactos primitivos. En 1948 se topó con uno de los descubrimientos más originales de Gobustán. Se trataba de una losa con una inscripción latina que hoy está considerado hoy como el legado romano encontrado más al este del mundo. Se ha datado en el siglo I. Tras esta primera fase de investigación, en 1966 Gobustán fue declarado Parque Nacional y sus petroglifos protegidos. Se sigue trabajando en localizar nuevas muestras e interpretar las encontradas.

Volcan de lodo en Gobustán

Volcan de lodo en Gobustán

En total se contabilizan ya más de 6.000 petroglifos, sobre todo en las montañas de Jinghirdag y Kichikdash. Su datación va de hace 40.000 años hasta el medievo, dividiendo los expertos las muestras artísticas en siete periodos. Acompañando estos petroglifos hay restos de actividad humana y artefactos de todo tipo. Lo que esta acumulación de manifestaciones demuestra es que Gobustán fue una región muy diferente en el pasado. Cuando el territorio era mucho más húmedo había aquí una fauna y flora muy distinta que atrajo a poblaciones humanas asentadas en torno a la caza y la pesca. Los temas son muy variados: hombres primitivos, animales, batallas, danzas rituales, guerreros con lanzas, caravanas de camellos, astros, etc. Casi cualquier aspecto de la vida en Gobustán era retratado de algún modo. Hay también en Gobustán una piedra muy especial, llamada Gaval Dash. Sujetada por tres soportes, al golpearla con piedras produce un sonido similar al de la pandereta. Ha sido y es utilizada para producir música.

Gobustán es una zona fácil de visitar por su cercanía a Bakú, la capital, así que suele ser una excursión de medio día o día completo, dependiendo de si se quieren visitar los volcanes de lodo. El cráter de Firuz es el más conocido para esto último. Bañarse en el lodo es una actividad habitual entre turistas por las supuestas propiedades curativas que tienen estas piscinas. La moderna ciudad de Gobustán está a menos de una hora de Bakú. Junto con Sangachaly es la puerta de entrada al Parque. A unos tres kilómetros de Gobustán se encuentra el moderno museo de los petroglifos. Fue abierto en 2010 y tiene hasta proyecciones en tres dimensiones. Desde el museo se puede dar un paseo guiado en inglés por la zona de Boyukdash, donde ya veremos muchos petroglifos. Si se quiere expandir este paseo hay distintas rutas de trekking por todo el Parque.

Foto: Rita WillaertNick Taylor

Deja un comentario