Menú de navegación
Parque nacional de Mammoth Cave

Parque nacional de Mammoth Cave

Kentucky (EEUU)

  • Autor: info@viajealpatrimonio.com
  • Fecha de publicación: 20 12, 2016
  • Categoría:

La cueva sin fin


En septiembre de 1972, una expedición de seis miembros de la Cave Research Foundation consiguió lo que se denominó el Everest de la espeleología. Siguiendo el río Hanson’s Lost, unieron dos brazos del sistema de cuevas del Parque Nacional Mammoth Cave. Lograron así la suma de 232 kilómetros de cuevas interconectadas. Cuarenta años después, subsiguientes descubrimientos de entradas y sobre todo brazos de la cueva han elevado la cifra a más de 650 kilómetros. Y sigue subiendo. No es ya que sea la cueva más larga del mundo: es que es más del doble que la siguiente. En la región kárstica de Mammoth Cave hay otros sistemas de decenas de kilómetros que se podrían interconectar aumentando la distancia. Este paraíso espeleólogo es posible gracias a una particular estratigrafía, distinta de otros lugares como Yucatán. En este laberinto de cuevas, la vida también se ha hecho paso y catorce especies endémicas han aprendido a evolucionar en este oscuro entorno.

Formación Niágara dentro de Mammoth Cave

Formación Niágara dentro de Mammoth Cave

La zona de Mammoth Cave arranca su formación en la era misisípica, hace más de 200 millones de años, aunque las cuevas son más recientes. El núcleo de las cuevas lo componen el río Verde y afluentes como el Nolin. Todas las aguas de la zona están conectadas con el subsuelo. La clave de Mammoth es la tapa de arenisca llamada Big Clifty. Este estrato se sitúa por encima de los estratos de caliza: la capas de Girkin, Saint Geneve y Saint Louis. Big Clifty es muy duro, lo que ha evitado su erosión y que las cuevas discurran por debajo de su superficie, al contrario de lo que sucede en Yucatán con los cenotes. Big Clifty es también muy impermeable, por lo que hay pocos pozos verticales que hayan permitido el paso del agua y la creación de estalactitas, de las que Mammoth anda escaso. Solo en algunas zonas como Frozen Niagara son espectaculares. En las cuevas hay registradas 130 especies. Destaca el camarón de cueva de Kentucky, una pequeña gamba albina, casi transparente, y ciega. Está amenazada, como la presencia de murciélagos, que ante la actividad humana desaparecieron un tiempo.

Las cuevas de Mammoth, en sus diferentes entradas, fueron utilizadas por los pueblos precolombinos como refugio y lugar de enterramiento. Especialmente activa fue la época silvícola, del 1000 a.C. al año 1000. Se han encontrado multitud de artefactos antiguos, incluyendo antorchas. Occidente las descubrió a finales del siglo XVIII. La leyenda dice que fue uno de los hermanos Houchin mientras cazaba un oso, pero seguramente ya eran conocidas en algún punto. En los primeros años fueron explotadas comercialmente como minas de nitrato de potasio y luego de calcio, elementos de la pólvora. En época de paz, la demanda cayó y Mammoth Cave empezó a convertirse en una atracción turística. Inicialmente, los guías eran esclavos. Gracias a uno de ellos, Stephen Bishop, se tuvo el primer mapa de las cuevas. Décadas después, un alemán, Max Kämper, multiplicaría el rigor y amplitud del trabajo de Bishop.

Un grillo de cueva, especie adaptada a Mammoth Cave

Un grillo de cueva, especie adaptada a Mammoth Cave

Estas investigaciones alimentaron el incipiente turismo y fama de Mammoth Cave, que empezó a extenderse más allá de Kentucky y atrajo a gente famosa. Vista la oportunidad, los distintos dueños de las tierras empezaron a competir entre sí, de forma desleal las más de las veces. Las historias de Mammoth Cave abundan, pero la de Floyd Collins tuvo sus consecuencias. Este investigador quedó atrapado y murió de inanición antes de ser rescatado. El eco de este suceso animó los planes de convertir el lugar en un Parque Nacional. Los trámites se iniciaron en 1926 y concluyeron en 1941 tras la compra de multitud de tierras. Ese mismo año se creó la National Speleological Society, que se dedicó a la tarea de unir los brazos de la cueva, una tarea que parece no tener fin.

Dos millones de visitantes acuden anualmente al Parque, a pesar de que está en una zona menos atractiva que otros Parques. Además, está lejos de aeropuertos: a unas dos horas de los de Louisville y Nashville. Park City y Cave City son las ciudades servicio de Mammoth Cave. Ambas están al sur, por donde se entra hasta llegar al centro de visitantes. Ahí se pueden contratar las excursiones al interior de la cueva. En verano es mejor reservar con tiempo. La oferta es muy amplia y hay expediciones desde una hora hasta seis y adaptadas a todos los niveles. El tour más famoso es sin duda el de Frozen Niagara. Es posible entrar sin guías, pero con licencia correspondiente. El exterior de Mammoth Cave también merece la pena. Se trata de un extenso bosque primario con multitud de recorridos libres. El más visitado es el Cedar sink trail.

Fotos: ☀周小樹Beatrice M

Deja un comentario