Menú de navegación
Parque Nacional del Monte Kenia

Parque Nacional del Monte Kenia

Central y Este (Kenia)

  • Autor: info@viajealpatrimonio.com
  • Fecha de publicación: 13 04, 2017
  • Categoría:

Destronado por la erosión


La montaña con materia blanca, la montaña a rayas, el hogar de dios, el descanso de dios. Estos son algunos de los nombres que las etnias locales dan a la segunda montaña más alta de África, el monte Kenia, sagrado para todos ellos. Este monte, a su vez, da nombre al país entero, lo que da cuenta de la simbología de una de las cumbres más míticas del mundo entero. La forma del monte Kenia parece más una sucesión de picos continuados. Entre ellos, el pico Batian es el más alto: 5.199 metros. Arriba del todo sopla el viento y escasea la vida, pero todo cambia según vamos bajando metros. La extensión del monte es muy amplia, lo que sumado a las diferencias de altitud genera distintos ecosistemas. Si a 5.000 metros apenas se ven plantas, alejadas unas de otras, cuando llegamos abajo tenemos bosques tropicales. No en vano, el monte está muy cerca del ecuador. Por estos bosques transitan además especies tan relevantes como el elefante, que los utilizan como ruta migratoria, o las cebras de Grévy, que tienen su mayor santuario del norte.

Vista de las cumbres del monte Kenia

Esta montaña, situada en el este del valle del Rift, era muy distinta hace tiempo. Se calcula que tiene unos 20 millones de años y nació como un estratovolcán. Su actividad cesó hace unos tres millones de años. En las épocas más glaciales se estima que ha tenido una cubierta de hielo en su parte superior. Esta capa fue erosionando paulatinamente la cima: el monte pudo llegar a tener unos 6.500 metros, más que el Kilimanjaro, y tener una forma similar al monte Fuji. El aspecto ahora es muy distinto. Ha reducido su altura y los abruptos picos han generado varios valles en forma de U que parten de la cima. Actualmente tiene once glaciares menores, todos por encima de los 4.500 metros, y unos veinte lagos glaciares. El agua está muy presente en todo el perímetro. Del monte salen los principales afluentes para dos de las cuencas más importantes de Kenia: el Tana al sur y el Ewaso Ng’iso al norte. En esta zona norte, en concreto, la zona protegida se expande hasta el bosque de Ngare Ndare y la reserva Lewa. Entre medias queda un corredor para la fauna.

Las distintas capas de altitud generan distintos ecosistemas en flora y fauna. El sustrato volcánico hace que, sumado al clima, la parte inferior sea ideal para la agricultura. Esta zona de cultivo deja paso a una primera línea de bosque tropical, a la que sucede una mezcla de bambú y coníferas en la que la mano del hombre ya es escasa. A partir de los 3.000 metros, los árboles dejan paso a los arbustos y las plantas alpinas. Estas últimas son relevantes por el endemismo de varias especies de lobelias gigantes y senecios gigantes. En fauna, los bosques inferiores bullen de vida y podemos ver monos, elefantes, búfalos, leopardos, etc. Sin embargo, la especie más especial del monte está más arriba. Es el damán roquero, un pequeño mamífero que recuerda al conejillo de indias, aunque en realidad esté más emparentado con los elefantes. Tiene por costumbre vivir en las zonas de glaciares.

Un damán roquero con el monte Kenia al fondo

La presencia humana viene de muy atrás por las facilidades que da el sustrato. Kikuyu, Ameru y Embu son las distintas tribus repartidas alrededor. A ellos se les suman estacionalmente los masai, nómadas que utilizan los pastos para su ganado. Johann Ludwig Krapf, un misionero alemán, fue el primero en ver el monte en 1849, pero ningún europeo corroboró su relato hasta 1883. La década posterior estuvo llena de expediciones intentando coronar el pico Batian, pero los glaciares complicaban la aventura. Finalmente, en 1899 Halford John Mackinder montó una expedición que, tras varios intentos, superó el glaciar Lewis y coronó. El Nelion, segundo más alto, tuvo que esperar 30 años. Mientras se creaban rutas, el monte Kenia fue declarado Parque Nacional en 1949. Es fundamental para sostener su potencial hidráulico, del que dependen dos millones de personas.

El monte Kenia está 150 kilómetros al noreste de Nairobi, la capital del país. Hay varias agencias locales especializadas en el ascenso de los picos y trekkings, que suelen llevar entre cuatro y seis días. Ellos te gestionan el guía, porteadores, cocinero, etc. Unos 20.000 visitantes ascienden parte del monte anualmente. Muchos picos requieren escalada, por lo que el Lenana, el más alto que no lo requiere, es el más frecuentado. Sin necesidad de llegar tan arriba hay ocho rutas de trekking que se aproximan al monte desde distintas direcciones, más una novena ruta circular muy popular de diez kilómetros. El ecuador implica una doble estación húmeda y seca. La primera estación seca va de julio a septiembre y la segunda, más seca aún, de diciembre a febrero. Es más recomendable ir en estas estaciones, pero las diferencias de temperatura cada día son muy bruscas y hay que ir preparado.

Fotos: Radu Vatcujoxeankoret

Deja un comentario