Menú de navegación
Parque Nacional de Miguasha

Parque Nacional de Miguasha

Quebec (Canadá)

  • Autor: info@viajealpatrimonio.com
  • Fecha de publicación: 3 05, 2017
  • Categoría:

Casi extremidades


Al periodo geológico llamado Devónico se le conoce popularmente como la edad de los peces. En esa época, la vida marina bullía y se multiplicó el número de especies diferentes, cada vez más especializadas. Hablamos de una amplia época que va de hace 416 millones de años a hace unos 359, cuando una gran extinción cambió nuevamente el ecosistema terrestre. En este largo periodo de tiempo sucedieron dos cosas especialmente relevantes. Por un lado, surgieron las primeras plantas con semillas y los árboles crecieron hasta tener alturas de tres metros. Por otro, surgieron los peces lobulados. Las aletas de estos peces eran muy similares a las extremidades de los primeros anfibios, por lo que el consenso científico los sitúa como sus ancestros. La mayor parte de fósiles que documentan el salto del mar a la tierra de las especies animales se encuentra en un lugar que hace tiempo fue parte del gran continente de Laurasia. Ahora está en el extremo este de la costa de Canadá, en Miguasha, y sus fósiles han permitido dibujar de forma completa el ecosistema de esta era.

Fósil de Eusthenopteron, el pez lobulado más evolucionado de Miguasha

Miguasha está en una zona de acantilados en el sur de la península Gaspé, que ocupa la parte sur de la desembocadura del San Lorenzo. Miguasha en concreto forma parte de la bahía Chaleur, en la desembocadura del río Ristigouche. No es una zona muy grande: apenas cuenta con ocho kilómetros de afloramiento rocoso costero y un kilómetro hacia el interior. De estos, unos tres kilómetros acumulan la mayor parte de fósiles. Los acantilados están formados por capas de roca sedimentaria formadas a lo largo de un periodo que va de hace 375 a 350 millones de años. La geomorfología está marcada por un color gris en capas de areniscas y distintas pizarras. Hay tres zonas: la capa inferior Fleurant que penetra hasta 600 metros, la capa intermedia llamada Scaumenacia y la superior Bonaventure, de color rojizo. Una vez que emergió del mar, este territorio se cubrió de bosques de abedules, chopos y abetos.

En la capa intermedia Scaumenacia, llamada así en honor a un pez primitivo, están la mayor parte de los fósiles registrados. Hablamos de fósiles muy antiguos, de hace unos 370 millones de años; muy raros, en muchos casos solo se encuentran aquí; y muy numerosos, pues es la mayor colección del Devónico con más de 5.000 ejemplares. Seis de los ocho grupos de peces de esta era están presentes. Destacan los sarcopterigios, los antecesores de los tetrápodos que comenzaron a caminar sobre terreno firme y por tanto a respirar directamente de la atmósfera. El género Eusthenopteron, conocido como el príncipe de Miguasha, fue un paso más allá en la relación entre ambos mundos, marino y terrestre. En ellos podemos distinguir branquias, estómagos y cuerpos cartilaginosos. No solo podremos ver peces. También Spermasposita, la primera planta que tuvo flores, invertebrados como el Petaloscorpio, primer escorpión sobre tierra, y ochenta especies de esporas.

Vista de los acantilados de Miguasha

Los indígenas micmacs vivían en esta zona cuando llegaron los europeos. Ellos le llamaban al territorio Miguasha por el color rojizo de la superficie, el afloramiento superior. El geólogo e inventor del queroseno Abraham Gesner fue el primero en fijarse en la zona en 1842. Envió fósiles al British Museum de Londres y el Royal Scottish Museum de Edinburgo. En plena carrera por desentrañar los secretos de la evolución de las especies, el descubrimiento removió los cimientos de la ciencia. J. F. Whiteaves completó en 1881 las investigaciones al presentar las conclusiones sobre el salto de las especies del mar a la tierra, protagonizada según él por el género Eusthenopteron. Desde entonces se hicieron habituales las imágenes de peces lobulados caminando en tierra firme. Hoy el consenso dicta, no obstante, que si bien este género fue un precedente de los tetrápodos, fue un animal plenamente acuático. Pasado mucho tiempo, varios inversores estadounidenses quisieron comprar los terrenos de Miguasha en los años 70. El gobierno de Québec se adelantó y declaró la zona parque provincial en 1985.

La localidad de referencia para llegar a Miguasha es Carleton-sur-Mer. Es una zona bastante turística en verano con actividades como trekking, avistamiento de pájaros, pesca, etc. Está a unos 600 kilómetros al este de Québec, pero podemos ahorrarnos el viaje en coche si volamos al pequeño aeropuerto de Bonaventure. En Miguasha, lo principal es ir al museo de historia natural, que contiene multitud de fósiles de peces y plantas, incluidos los Eusthenopteron. Es un museo muy didáctico con una parte de laboratorio orientada a los niños. Desde el museo se ofrece un paseo de dos kilómetros por la costa para ver las capas sedimentarias y entender cómo se extraen los fósiles.

Fotos: VassilNeumeier

Deja un comentario