Menú de navegación
Parque Nacional Noel Kempff Mercado

Parque Nacional Noel Kempff Mercado

Santa Cruz (Bolivia)

  • Autor: info@viajealpatrimonio.com
  • Fecha de publicación: 25 09, 2016
  • Categoría:

El Mundo Inexplorado


Arthur Conan Doyle asistió una vez a una charla impartida por el explorador británico Percy Fawcett. En ella, Fawcett describió uno de sus viajes, el que hizo en 1908 a la jungla de Bolivia con el fin de perfilar la frontera con Brasil. Habló de una meseta perdida, inaccesible y sin rastro de tribus en las que abundaban “monstruosas huellas de origen desconocido”. El imaginativo escritor tuvo un momento de inspiración en esta charla que se tradujo en El Mundo Perdido. Fawcett no vio dinosaurios como los que hay en la novela, pero lo cierto es que la fauna del parque nacional Noel Kempff Mercado, donde en realidad se encontraba, es apabullante. Esta zona de transición entre la sabana de cerrado y los bosques de pluvisilva de corte amazónico mezcla distintos hábitats. A esto se suma la nula presencia del hombre, que ha mantenido la zona prácticamente intacta en los últimos milenios. Solo Fawcett, que terminó muriendo mientras buscaba Eldorado, se aventuró en el Parque hasta muchas décadas después.

Cascada arcoíris en Noel Kempff Mercado

Cascada arcoíris en Noel Kempff Mercado

Noel Kempff Mercado se encuentra en el noreste de Bolivia, haciendo frontera con el Mato Grosso de Brasil a través del río Itenez, el más grande del Parque. Es una zona de baja altitud, que va de los 200 a los 1.000 metros. La parte alta es la serranía de Huanchaca, con precipicios bastante grandes. La meseta de Huanchaca es la parte dominante del Parque, que abarca 750.000 hectáreas y se convierte así en uno de los más grandes de la cuenca del Amazonas. Esta meseta se eleva 300 metros y su estructura de arenisca y cuarcita se rompe ocasionalmente provocando espectaculares cascadas como la de arcoíris, de 88 metros de altura. Entre los cinco hábitats distintos que hay en Noel Kempff Mercado hay pantanales, sabanas y jungla. Curiosamente, en los últimos 3.000 años la estación de lluvias está siendo más intensa y larga, lo que está provocando que la jungla se expanda. Al menos hasta la llegada del actual cambio climático, que parece estar revertiendo la tendencia.

4.000 plantas vasculares dan vida al Parque. Solo 2.700 han sido identificadas y entre ellas dominan las leguminosas. Muchas habitan en los cinco hábitats, pero otras cuantas solo en algunos. La mayor variedad se da en las junglas perennes. La amplitud de hábitats también favorece la diversidad de fauna, que es el mayor atractivo de Noel Kempff Mercado. 130 especies de mamíferos han sido identificadas, la mayoría en la jungla. Entre todas destacan los jaguares y los jaguares negros. También los delfines de río, un pequeño venado sudamericano llamado mazama, tapires, monos araña y aulladores, armadillos gigantes y osos hormigueros gigantes. La población de aves no le va a la zaga: se han identificado más de 600 especies. Destacan los guacamayos, con nueve especies distintas. Tampoco va mal el Parque de reptiles y anfibios, de los que cuenta con más de cien especies. Estas incluyen caimanes negros y de yacare, anacondas verdes y amarillas, varias especies de tortugas, etc.

Zona de El Refugio, en Noel Kempff Mercado

Zona de El Refugio, en Noel Kempff Mercado

70 años tuvo que esperar Noel Kempff Mercado tras la visita de Fawcett hasta recibir de nuevo presencia humana. Fue un equipo de geólogos en los años 70 el que se encargó de analizar las rocas de origen precámbrico y de dibujar los primeros mapas de la zona. Esta expedición atrajo el interés de Noel Kempff Mercado, la persona que le da nombre al Parque. Fue un famoso naturista boliviano. Su activismo en pos de la nominación como Parque nacional tuvo un fin abrupto. Su avioneta aterrizó en un aeródromo de la Serranía de Caparuch cuando viajaba con unos colaboradores. Sin embargo, aterrizaron en el lugar equivocado. Lo hicieron en un aeródromo de los narcotraficantes locales, que los asesinaron. Cuando en 1988 se inauguró el Parque, se hizo en su honor. Este nombramiento también evitó el aumento de la tala de árboles que se había iniciado unos años antes. Estas pequeñas talas es la única actividad humana que ha habido nunca en Noel Kempff Mercado.

Por ello mismo, la infraestructura es muy limitada. Para visitarlo hay que ir en primer lugar a la ciudad de Santa Cruz y contratar allí algún tour a través de una agencia. Lo habitual es partir desde allí en avioneta a una de las dos bases que tiene el Parque: lado norte y lado sur. El propio viaje, por cierto, ya es una aventura y un disfrute por las vistas. En el lado norte estaremos en el campamento de Flor de oro. Aquí la infraestructura es algo mejor. Esta zona es más de navegación y en ella encontraremos las cataratas Arcoíris y Ahlfeld. En el lado sur iremos a El Fierro. El paisaje dominante aquí es la pura jungla, lo que limita la movilidad, pero a cambio nos ofrece muchas mejores oportunidades de ver mamíferos. Los puntos fuertes aquí son la meseta Caparu y las cataratas El Encanto. A Noel Kempff Mercado hay que ir exclusivamente en temporada seca, de mayo a septiembre.

Foto: PattrönPattrön

Deja un comentario