Menú de navegación
Parque nacional Purnululu

Parque nacional Purnululu

Australia del Oeste (Australia)

  • Autor: info@viajealpatrimonio.com
  • Fecha de publicación: 6 03, 2017
  • Categoría:

Redondas y rayadas


Las formaciones geológicas extravagantes en el mundo incluyen ejemplos de cerros con bandas de colores, como el cerro de los siete colores en Argentina, y formaciones kársticas inusualmente redondas, como las colinas del Chocolate en Filipinas. Si juntamos estos dos lugares nos saldría una región más extraña aún. Pues bien, ese es básicamente el paisaje de la extensa cordillera Bungles Bungles, que forma el Parque Nacional de Purnululu. Estas formaciones, con unos 20 millones de años antigüedad, se han ido gestando por un proceso de erosión del terreno kárstico. Esta erosión ha producido unas espectaculares torres de arenisca con forma de termitero gigante cuando se juntan varias. A esta erosión se suma la desigual actuación de unas cianobacterias que producen la bandas de colores en las formaciones.

Paisaje aéreo de Purnululu

Bungles Bungles es un espacio de más de 200.000 hectáreas en el norte de Australia, a medio camino entre la zona tropical y el outback. La base del territorio es una extensa llanura de arenisca formada en el periodo devónico, hace más de 300 millones de años. Sobre esta llanura crece una vegetación de sabana y césped típica de entornos semiáridos, con palmeras Livistona enriqueciendo el paisaje. En el norte del Parque, el valle del río Osmand gana en riqueza arbórea. La erosión hizo su trabajo durante millones de años gracias a los vientos del desierto Tanami y la lluvia. Así se fue perfilando el terreno de dos maneras. La primera es a través de profundos cañones de ranura de hasta 250 metros de profundidad y apenas unos metros de anchura. De todos ellos, el de Echidna Chasm es de los más destacados.

La otra formación es la que más llama la atención: las cúpulas de arenisca y conglomerado. Estas elevan la altura máxima del Parque hasta los 578 metros sobre el nivel del mar y tienen la cima plana. Lo más característico son las bandas naranja y gris oscuro de estos conos kársticos. Dependen de la actuación de las cianobacterias, unos seres unicelulares capaces de hacer la fotosíntesis y teñir el paisaje. En las bandas naranja hay componentes de óxido de hierro que se han secado a demasiada velocidad como para que la cianobacteria se multiplique. En las grises, este secado es lento y la humedad favorece la proliferación de los cianobacterias. Los colores, además, se ven afectados en su tonalidad de acuerdo a dos factores: la luz incidente del sol a distintas horas y la presencia de lluvias de acuerdo a cada estación. Dos zonas muy buenas para ver estas formaciones son Piccaninny creek, más abierta, y Cathedral Gorge, que incluye un anfiteatro natural en la roca.

Cathedral Gorge, una de las formaciones de Purnululu

El nombre de Purnululu procede de los aborígenes kitja, habitantes históricos de este sitio desde hace 20.000 años. Los kitja tienen unos lazos muy estrechos con los Bungles Bungles: a pesar de no vivir en el territorio del Parque, salvo estacionalmente, forman parte de su imagen del mundo sagrada y los incluyen en sus rituales. Los kitja son hoy también copartícipes de la protección de Purnululu, que es bastante reciente. A finales del siglo XIX, la zona fue colonizada y se utilizó para pastoreo de manera bastante intensiva. Tanto, que en los años 60 se empezó a ver con alarma. Por entonces, los geólogos apenas habían trabajado aquí. Hubo que esperar a los años 80, cuando un equipo documental dio a conocer los Bungles Bungles dentro de Australia. Al final, en 1987 la zona fue declarada Parque Nacional. Tampoco es que la vida cambiara mucho en la región. Esta continúa siendo muy remota incluso para estándares australianos y las visitas son limitadas, aunque crecientes.

Para ello, lo primero que hay que localizar en el mapa es la carretera que hay entre Kunurruna y Halls Creek. De esta nacional sale una pista para 4×4 bastante complicada que 53 kilómetros después nos deja en el centro de visitantes. Hay varios arroyos por el camino, por lo que es conveniente ir en temporada seca, a partir de abril o mayo. Cerca del centro está el mirador de Walanginjdii, que nos dará una visión panorámica perfecta. Una vez pasado el centro de visitante hay dos zonas de acampada: Kurrajong al norte y Walardi al sur. En la parte norte abundan los trekking por gargantas, como el de Echidna Chasm, que incluye un poco de escalada. En la parte sur veremos más formaciones kársticas en los trekking de Piccaninny y Cathedral Gorge. Otra forma de llegar y/o experimentar Purnululu es utilizando helicóptero. En Walardi está el helipuerto.

Fotos: Robyn JayDavid Denicolò

Deja un comentario