Menú de navegación
Parque nacional de Ujung Kulon

Parque nacional de Ujung Kulon

Banten (Indonesia)

  • Autor: info@viajealpatrimonio.com
  • Fecha de publicación: 27 05, 2016
  • Categoría:

Un rinoceronte agradecido al Krakatoa


El 27 de agosto de 1883, los habitantes de Perth, en Australia, levantaron la vista hacia el cielo al oír un gran estruendo. Fueron incapaces de entender de dónde procedía lo que parecía una explosión. Es entendible, porque su origen estaba a unos 3.000 kilómetros de distancia. En concreto, en una pequeña isla en el estrecho de Sonda, que separa las islas indonesias de Java y Sumatra. Allí, el volcán Krakatoa protagonizó su acto final tras unos cuantos meses de distintas fases de erupción. Estas incluyeron seísmos, tsunamis, lluvias de cenizas y toda clase de espectáculos pirotécnicos que tuvieron como consecuencia la destrucción de la mayor parte de su archipiélago. En el proceso, más de 35.000 personas perdieron la vida. La erupción del Krakatoa fue tan prolongada e intensa que hasta provocó un cambio climático puntual que duró hasta aproximadamente 1888. La Tierra se enfrió más de un grado centígrado por el dióxido de sulfuro expulsado a la atmósfera. También se registraron distintos efectos ópticos durante años: la gente de la época hablaba de intensos amaneceres. Los alrededores de Krakatoa fueron arrasados por los tsunamis. El extremo oeste de la isla de Java fue deshabitado, preparando el terreno para el Parque Nacional de Ujung Kulon.

parque-nacional-de-ujung-kulon

Vegetación de Ujung Kulon

La actual isla de Krakatoa es parte de este Parque, así como otras islas como Panaitan. Allí estuvo una vez James Cook y allí hay una estatua de Ganesha de más de 2.000 años de antigüedad. Sin embargo, la mayor y más valiosa parte del Parque está en la isla de Java, en una península a la que se accede por un istmo de dos kilómetros de ancho. Esta zona estaba habitada, pero una gruesa capa de 30 centímetros de ceniza cubrió pueblos y cultivos. Abandonada, la península fue cubierta por la densa vegetación de la jungla en un ecosistema de pluvisilva de tierras bajas. No solo hay pluvisilva en el parque: hay una barrera coralina en el oeste, manglares, praderas, playas de dunas en el sur y también una parte más elevada en torno al macizo Gunung Payung. La zona empezó a ser protegida décadas después de la erupción hasta ser declarada Parque Nacional en 1958.

Geológicamente, el Parque es ya de por sí relevante debido al Krakatoa, un ejemplo incomparable para los vulcanólogos. Gracias a él han podido estudiar una macroerupción reciente. Pero no solo por ello es importante Ujung Kulon. A nivel de biodiversidad es de vital importancia por la presencia de especies endémicas y/o amenazadas. En total hay en el Parque 35 mamíferos, 72 réptiles y anfibios y unas 270 aves registradas. Por el tipo de hábitat hay muchos primates pequeños, como el gibón plateado, uno de los primates más amenazados del mundo y endémico de Java. Otros primates relevantes son el surili de Java, el langur de Java y el langur plateado, todos ellos endémicos y el primero de ellos amenazado. Otros dos mamíferos que cumplen ambas cosas son el leopardo de Java y el ciervo de Timor.

Playa de Ujung Kulon

Playa de Ujung Kulon

Con todo, la estrella del Parque es el pequeño rinoceronte de Java. Se puede decir que estamos ante el mamífero más amenazado del mundo, pues la población está en unos 50 ejemplares. Todos viven en Ujung Kulon. La del rinoceronte de Java es una de las más tristes historias en la relación entre humanos y animales. Este pariente del rinoceronte indio, algo más pequeño y con un único cuerno de no más de 20 centímetros, vivía hasta no hace mucho por casi todo el sudeste asiático. Sus cuernos, valorados por la medicina tradicional china, provocaron su caza furtiva durante décadas hasta provocar su extinción en todos los territorios. El último fue el parque de Cat Tien, en Vietnam. La pequeña población de Ujung Kulon está ahora principalmente amenazada por la falta de diversidad genética. Se cree que estos rinocerontes eran animales gregarios, pero actualmente muestran un comportamiento solitario y agresivo: es como han aprendido a sobrevivir. Su estudio es complicado y se basa en un complejo sistema de cámaras.

A tres horas y media de Yakarta, la capital del país, la manera más habitual de llegar a Ujung Kulon es contratar algún tour en los resorts de la zona de Anyer. Desde allí se accede por mar a la bonita isla de Peucang, que es donde está la oficina central del Parque y los alojamientos, que en ningún caso son de lujo. La mayoría de los tours son de 3-4 días. Se utilizan barcas para rodear por la costa, kayak para entrar por el río Cigenter y luego hay que andar y andar, porque no hay vehículos a motor en el Parque. Existen muchas rutas de trekking, siempre guiadas. De abril a octubre es la temporada seca y cuando más posibilidades hay de ver al rinoceronte de Java. Es una misión complicada, pero no imposible.

Foto: Julien / Slimguy

Deja un comentario