Menú de navegación
Real Jardín Botánico de Kew

Real Jardín Botánico de Kew

Londres (Reino Unido)

  • Autor: info@viajealpatrimonio.com
  • Fecha de publicación: 3 02, 2016
  • Categoría:

Todas las plantas del mundo


Londres es famosa por la multitud de parques que tiene en cada esquina, como por ejemplo Hyde Park o Holland Park. A orillas del Támesis, al oeste de la capital, se encuentra el más especial de todos, aunque sea menos famoso. Se trata del Jardín Botánico de Kew. No estamos hablando de un jardín botánico más, sino del más importante del mundo. Sus números apabullan: contiene la colección de plantas más grande del mundo con 30.000 especímenes. Tiene un herbario con siete millones de plantas preservadas, una librería con 750.000 volúmenes de botánica y 175.000 ilustraciones. Se puede decir sin miedo a exagerar que cualquier planta conocida del mundo está representada en Kew. Para estudiarlas están las 750 personas que gestionan el parque de titularidad pública. Además, Kew es un lugar histórico que cuenta hasta con su propia policía: la Kew Constabulary.

real-jardin-botanico-de-kew

Palm House en Kew Gardens

La historia del jardín de Kew es larga e intrincada. Su origen más lejano parte en 1501 con Enrique V y el palacio de Richmond, momento en el cual esta zona de Londres se convierte en residencial real permanente. Es entonces cuando aparece el nombre de Kew asociado a una finca agrícola. La princesa Augusta decide en el siglo XVIII evolucionar su jardín real en jardín botánico. Finalmente, Lord Capel John of Tewkesbury diseña el primer jardín exótico en 1759, año oficial del nacimiento de Kew. Se construyeron entonces algunos edificios que aún persisten, como la recientemente abierta al público pagoda china, que acompañó al palacio de Kew. Esta construcción estaba ya presente, pues fue construido en 1631 en estilo holandés. El jardín vivió su primer gran momento de la mano de Joseph Banks, primer encargado oficial en 1771. Con él y su compañero Francis Masson, que en sus viajes consiguió miles de especies para Kew, los jardines despuntaron. La influencia de Kew en la botánica y el diseño de jardines empezaban a ser considerables.

Tras un periodo menos brillante, los jardines volvieron a crecer exponencialmente en número de especies con la llegada a la dirección de William Hooker. 1840 es la otra fecha oficial de Kew. En ese año, el jardín se convirtió en el botánico nacional y se inició el arboreto. Fue a lo largo del siglo XIX cuando se construyeron las estructuras más relevantes de Kew. De esta época es el Palm House, diseñado por Decimus Burton, que es una de las primeras edificaciones en hierro forjado y cristal de Reino Unido. Su función como invernadero, con cristales tintados para mejor conservación de la flora, fue complementada por un edificio todavía más impresionante: la Temperate House. Este enorme invernadero es el edificio de cristal victoriano más grande de Reino Unido. Desde finales del siglo XX, los jardines han incorporado nuevos edificios en los que la tecnología es la base para controlar la temperatura y favorecer el crecimiento de las especies, como la casa alpina o el conservatorio de la Princesa de Gales.

Flores dentro de un invernadero de Kew Gardens

Plantas dentro de un invernadero de Kew Gardens

A nivel botánico, la relevancia de los jardines se ha mantenido intacta a pesar de los momentos que ha tenido que superar, como las guerras mundiales. Durante ellas, Kew revivió su historia como huerto agrícola. Tan impactante o más fue una tormenta en 1987, que se llevó por delante medio jardín. Actualmente hay un poco de todo: el arboreto ha crecido hasta contar con 14.000 especímenes e incluye ahora el Treetop, una estructura de 18 metros de altura y 200 de longitud para dar un paseo por la copa de los árboles. Además hay un jardín acuático, uno de cactus, de plantas carnívoras, una zona con 580 tipos de césped distintos, una rosaleda, jardín de bambú, de enebros… cualquier tipo de afición a las plantas es satisfecha en Kew. Incluso contiene plantas tan especiales como el Nymphaea thermarum, el nenúfar más pequeño del mundo. Es doblemente importante, pues está extinto en su hábitat natural.

Kew se encuentra en un exclusivo barrio al oeste de Londres, dentro de Richmond upon Thames. La gestión corresponde a Royal Botanic Gardens, Kew, que gestionan también Wakehurst Place en Sussex. A Kew se puede llegar fácilmente en bus o en metro, parada Kew Gardens. Se puede combinar perfectamente con el palacio Hampton Court de Richmond para completar un día fuera del centro de Londres. La entrada es bastante cara incluso para los estándares londinenses, pero se pueden hacer tours gratuitos gracias al equipo de voluntarios del parque. Hay que pensar que Kew Gardens no es solo una atracción sino un centro de trabajo, así que es habitual que haya zonas cerradas por replantación, remodelación, etc.

Foto: Sue Lowndes / Matthew Rees

Deja un comentario