Menú de navegación
Trópicos húmedos de Queensland

Trópicos húmedos de Queensland

Queensland (Australia)

  • Autor: info@viajealpatrimonio.com
  • Fecha de publicación: 2 12, 2016
  • Categoría:

Supervivientes de Gondwana


Mucha de la historia de la evolución de la especies parte de la formación de Gondwana, el continente meridional generado tras la partición de Pangea. Gondwana determinó los ecosistemas que hoy vemos en África, Sudamérica y Australia. En el norte de esta última queda una porción de bosques tropicales de aquella época. Son 450 kilómetros cuadrados de bosque húmedo y manglar con un enorme valor por ser testigo de aquel tiempo. En los trópicos húmedos de Queensland podemos encontrar el mayor endemismo de angiospermas primitivas del mundo junto con Madagascar y Nueva Caledonia. No solo en la flora destacan los bosques. En ellos se esconden multitud de especies endémicas que luego evolucionaron en otras partes de Australia. Estos bosques y manglares representan un pasado de más de 50 millones de años de edad.

Tupido bosque tropical de Daintree, en Queensland

Tupido bosque tropical de Daintree, en Queensland

La Gran Cordillera Divisoria se extiende por más de 3.500 kilómetros en paralelo a la costa este australiana. En el estado de Queensland no alcanza sus cotas más altas, pero cae hacia la costa fusionando bosques tropicales y manglares. Los bosques no forman una unidad entera, pues la actividad humana ha ido abriendo espacios entre ellos desde la llegada de los colonos. Así, desde Cooktown en el norte hasta Townsville en el sur hay núcleos de zonas protegidas. No solo aquí, pues también hay bosques protegidos cerca de Mackay y Carmila, así como en la isla Withsunday. En general, todo el terreno es muy escarpado y las variaciones de latitud y altitud proporcionan 16 tipos de bosque diferentes. Solo una pequeña parte está protegida como Parque Nacional, pero también el terreno privado tiene su grado de protección. La fragmentación, no obstante, complica la conservación. Existen amenazas por las carreteras, asentamientos, actividad económica, especies exóticas, etc.

La biodiversidad es muy amplia y, sobre todo, muy especial. Hay 390 especies de plantas difíciles de encontrar en otros sitios cuando no amenazadas y/o endémicas. De estas hay 74 y 85 respectivamente. De todas ellas destacan 12 de las 19 angiospermas primitivas que se conocen. En árboles destacan los enormes Stockwellia, un pariente primitivo de los eucaliptos que luego dominarían todo Australia. A nivel de fauna, el endemismo incluye más de 50 especies. Los pequeños marsupiales o los mamíferos alados son los más destacados. Entre ellos encontramos el canguro rata almizclada, un antecesor de los canguros más grandes, un murciélago muy poco común o el quol tigre, un pequeño marsupial carnívoro. Existen más de 370 aves incluyendo el casuario común, un pariente del emú casi tan grande como este. En cuanto a reptiles y anfibios, baste decir que suman más de cuarenta especies endémicas.

Manglar de la isla de Hinchinbrook, en Queensland

Manglar de la isla de Hinchinbrook, en Queensland

Visitar los humedales de Queensland exige planificación y elección por la variedad y las distancias. Cairns es la base ideal, pues además de tener aeropuerto, la industria turística bulle en la ciudad gracias a la Gran Barrera. En Cairns podremos contratar cualquier tour que queramos hacer. Dos horas al norte está el bosque de Daintree, la sección más grande ininterrumpida de bosque tropical. Se divide en dos partes por el río del mismo nombre. Allí encontraremos con suerte la Idiospermum australiense, una de las plantas más antiguas del mundo con 120 millones de años. Se pueden contratar recorridos por el río o andando. Es muy aconsejable ir a la playa de cabo Tribulation, un lugar idílico. Más al norte aún está Cedar bay, una bahía recóndita en la que el bosque y el manglar se unen. Hace tiempo fue utilizada por la industria maderera y en los años 70 como comuna hippy. La única manera de llegar es por barco o por un camino de burros llamado Home Rule track. Se trata de un trekking muy duro de ocho horas que nos recompensará con una bahía paradisíaca y desierta. Lo ideal es acampar en la propia bahía para hacer noche.

Desde Cairns hacia el sur encontraremos la localidad de Cardwell. Es la base ideal para visitar la zona de Hinchinbrook, formado por una isla y el canal que lo separa del continente. Este canal es la zona de manglares más espectacular. Todo el conjunto forma un continuo terrestre que llega hasta la Gran Barrera. Es obligatorio explorar la zona por barco. Un poco más al sur llegaremos a Ingham, ciudad base para visitar la catarata Wallaman. Está a una hora de camino en coche, pero es muy visitada por ser el salto más alto de Australia: 268 metros. En coche se puede llegar a la parte superior, pero merece la pena bajar andando a la base de la catarata. En toda la zona del norte de Queensland llueve intensamente de noviembre a abril, llegando a recibir algún ciclón. Por eso, la temporada turística, especialmente para hacer trekking, es durante la estación seca.

Fotos: ben brittenKlaus Stiefel

Deja un comentario