Menú de navegación
Zonas protegidas de la región floral de El Cabo

Zonas protegidas de la región floral de El Cabo

Occidental del Cabo y Septentrional del Cabo (Sudáfrica)

  • Autor: info@viajealpatrimonio.com
  • Fecha de publicación: 14 12, 2016
  • Categoría:

Sus propias flores


La Tierra se divide en seis grandes regiones florales. Cada una de ellas abarca una multitud de familias con factores comunes. Siendo seis son todas de una extensión muy amplia; menos una. La región floral de El Cabo es minúscula respecto a las demás, pero presenta la misma variedad floral. Al hacerlo en mucho menos espacio uno se puede hacer a la idea de la biodiversidad de la que hablamos, pero se le pueden poner cifras. En el suroeste de Sudáfrica podemos encontrar 9.000 especies de flora distintas, de las cuales el 70% son endémicas. Esto es algo similar a lo que podemos encontrar en los trópicos, por ejemplo. Otra forma de verlo: una de cada cinco especies de flora de toda África está representada en esta ecorregión. Tanta diversidad abruma también a los científicos, que no dan abasto. Se han estudiado muchas especies, pero queda mucho por hacer en cuanto a propiedades medicinales, por ejemplo. El problema es que juntar tantas especies en un espacio tan pequeño hace que las cifras de especies amenazadas, más que abrumar, asuste: unas 1.500 especies en la región.

Acumulación de fynbos en la península de El Cabo

Acumulación de fynbos en la península de El Cabo

La región floral se extiende desde Clanwilliam en el oeste hasta Port Elizabeth en el este. Hacia dentro penetra unos 100-200 kilómetros, donde las cordilleras actúan de tapón. Unos cinco ríos dividen la región, muy limitada en lluvias y con habituales incendios. Estos han hecho que muchas plantas se hayan hecho resistentes al fuego. En total, en la región floral podemos contar unas 160 familias endémicas, muy favorecidas por la variedad de microclimas. El 80% de ellas son llamadas fynbos. Estos son arbustos especializados en recoger el agua de lluvia de invierno, adaptarse al habitual sustrato pobre o ácido de la zona y diseñar estrategias de polinización con los insectos. Las dos especias de fynbos más conocidas son el rooibos y el honeybush o cyclopia. Ambos son muy utilizados en el mundo como infusiones. Crecen sobre todo en el Parque Nacional de Cederberg. El nombre de este Parque hace referencia al ciprés de Clanwilliam, una especie amenazada.

La región floral se divide en tres subzonas. La primera la forman fynbos de tierras bajas y el terreno conocido como renosterveld. Este segundo ocupa terreno de césped alto con sustrato más rico y, por tanto, bastante amenazado por la agricultura. Esta zona tiene endemismo de fauna en insectos y reptiles, principalmente. La segunda zona es el fynbos de montaña y más renosterveld. Está situada al menos a 300 metros sobre el nivel del mar. Existen multitud de microclimas distintos en esta subzona, lo que significa endemismos muy localizados. En fauna destacan las aves. La tercera zona de la ecorregión es el matorral alto de Albany. Es en general seca, pero con valles fluviales más ricos. Esta zona está amenazada por la ganadería. Es también considerada de transición: el final de la región floral.

Vista de la Table Mountain, cerca de El Cabo

Vista de la Table Mountain, cerca de El Cabo

La zona más visitada de toda la región es el Parque Nacional Table Mountain. Lo es principalmente por su cercanía a Ciudad del Cabo, en la península del mismo nombre. No obstante, no se puede poner en duda su importancia: contiene 2.200 especies florales, tantas como Reino Unido. El Parque hace referencia a la montaña de Mesa, cuya cima plana es un icono de Ciudad del Cabo. Se puede subir en funicular o andando. Algunas rutas parten de la propia ciudad, pero Platteklip Gorge es más accesible. Al este de la península de El Cabo está la playa Boulders. En ella se instalaron en los años 80 un grupo de pingüinos africanos sin miedo a las urbanizaciones de la zona. Son ya más de 3.000. Al sur de la península se encuentra el mítico y bello cabo de Buena Esperanza, donde los primeros navegantes portugueses vieron cómo su brújula cambiaba de dirección. No obstante, este cabo no es el punto más al sur de África. Este punto es el cabo Agulhas, cerca de la reserva de De Hoop.

Al virar por el cabo de Buena Esperanza entramos en la conocida como bahía falsa. Al otro extremo de Ciudad del Cabo termina el complejo de montañas de Boland. Este complejo encadena distintas reservas y multitud de ecosistemas de montaña. Mirando a la bahía está el pico Kogelberg, de 1.269 metros. Su reserva es conocida como el corazón del fynbos y contiene multitud de especies de fynbos de montaña protegidas. A Kogelberg se llega en hora y pico desde Ciudad del Cabo. Lo mejor es utilizar la ruta escénica R44, que bordea también las montañas Hottentots Holland. Una vez en Kogelberg, el trekking más habitual es el Palmiet River, muy asequible y completo. La zona es también ideal para bicicletas de montaña.

Fotos: Abu ShawkaNeville Nel

Deja un comentario