Menú de navegación
Ciudad histórica de Toledo

Ciudad histórica de Toledo

Castilla-La Mancha (España)

  • Autor: info@viajealpatrimonio.com
  • Fecha de publicación: 24 11, 2016
  • Categoría:

Tolerancia puntual


En los momentos clave de la historia española, con los Reyes Católicos y el emperador Carlos I, la capital de Castilla fue Toledo. La historia de esta ciudad venía marcada por su pasado medieval, con la presencia simultánea de cristianos, musulmanes y judíos. De ahí que se la denominara ciudad de las tres culturas. No existe mejor lugar en España para apreciar la puntual convivencia de las tres religiones a través de los vestigios que quedan de todas ellas. Afortunadamente, a pesar de la expulsión o conversión forzosa, algunos templos musulmanes y judíos sobrevivieron mediante su transformación en iglesias. Hay multitud de estas en una de las capitales católicas de la península ibérica. En muchas domina el estilo mozárabe, mezcla musulmana y cristiana que tuvo su punto álgido en Toledo. Las iglesias forman junto a edificios civiles como el alcázar un lienzo remarcado por un meandro del río Tajo, el llamado torno del Tajo, sobre el que se asienta la ciudad. Además, Toledo ha sido una ciudad que ha acogido la cultura desde la apertura de la Escuela de Traductores. Figuras como el pintor El Greco encontraron aquí su inspiración.

Vista de Toledo desde el meandro del río Tajo

Vista de Toledo desde el meandro del río Tajo

El origen de Toledo es carpetano, con una pequeña villa amurallada. Fue fundada oficialmente por los romanos tras ser conquistada ya en el año 193 a.C. por Marco Fulvio Nobilior. Aquí arranca el idilio de la ciudad con el hierro, pues la industria metalúrgica siempre ha sido una de las bases económicas de Toledo. De los romanos aún se pueden apreciar un circo y un acueducto. Toledo fue capital del estado hispanogodo desde el siglo V y un centro de cristianismo. Desde el 711 fue parte del califato de Córdoba, pero se declaró en rebeldía durante mucho tiempo. Para cuando Córdoba controló a la díscola Toledo, el califato se dividió en taifas. En 1085, Toledo pasa pacíficamente a ser parte de Castilla bajo Alfonso VI, que promete respetar todas las opciones religiosas. Gana relevancia política y con los Reyes Católicos la ciudad de las tres culturas se convierte en una única, la dominante católica. En 1561, la capital pasó a Madrid, lo que sumió a Toledo en una crisis que ni los intentos de impulso industrial de paños y metales consiguieron mitigar.

El 21 de julio de 1936 es una fecha histórica para Toledo y España. Ese día, recién comenzada la Guerra Civil, el general Moscardó se parapetó en nombre del ejército sublevado en el Alcázar de Toledo. Esta construcción es uno de los monumentos más carismáticos de la ciudad. En el siglo XIII obtuvo sus cuatro torres gracias a un rol defensivo que luego cambió para ser residencia real. Con Carlos I vivió su remodelación más fuerte en 1535, cuando adquiere su estética renacentista actual. En la Guerra Civil, el asedio al general Moscardó por las tropas republicanas se convirtió en un símbolo del franquismo por la resistencia del sublevado. El Alcázar quedó casi en ruinas, pero se reconstruyó y hoy domina la ciudad desde su colina. A Toledo se entra por la puerta de Bisagra, del siglo XVI sobre base árabe, o por alguno de sus puentes. El de Alcázar es de origen romano y el de San Martín medieval. El diseño es un entramado de callejas que solo gana espacio en la plaza Zocodover, centro neurálgico de la ciudad histórica.

Iglesia-Mezquita del Cristo de la Luz

Iglesia-Mezquita del Cristo de la Luz

La tolerancia cultural de Toledo ha sobrevivido en cierto modo hasta nuestros días. Entre los edificios católicos destaca la catedral gótica del siglo XIII. Es una de las mejores muestras del alto gótico francés, aunque incluye detalles mozárabes, como en el claustro o en la imponente torre de 92 metros de altura. La dives toletana fue engalanada de arte durante la época imperial de la ciudad y destaca su capilla mozárabe. En arte católico es obligado mencionar el Monasterio de San Juan de los Reyes, el mayor legado arquitectónico de los Reyes Católicos. Los judíos están representados por algunas sinagogas, entre las que destaca la de Santa María la Blanca. Se construyó en 1180 gracias a una excepción de Alfonso X a la prohibición de levantar sinagogas. Fue un modelo artístico para otras muchas en la península gracias a sus 32 columnas en estilo mozárabe. Los musulmanes tienen varias mezquitas. La mejor conservada en su forma original es la del Cristo de la Luz, que fue reconvertida a capilla sobre la base de la mezquita de Bab al-Mardum, del 999.

Toledo es hoy la capital de Castilla-La Mancha a pesar de contar con apenas 90.000 habitantes, pero su pasado marca su importancia. Está situada a muy poca distancia de Madrid, con la que está conectada por autopista y tren rápido. Lo primero si se llega en coche sería acercarse al Parador, desde donde la panorámica es muy fotogénica. Una vez hayamos callejeado, podemos hacer parada y fonda para consumir cocina manchega. Además de las clásicas migas y gachas, en Toledo destaca como producto típico la perdiz. En dulces, el mazapán tiene denominación de origen. Por todo el centro veremos multitud de tiendas que explotan la industria armamentística del pasado, sobre todo en forma de espadas. La Semana Santa toledana es bastante importante, pero más aún lo es el Corpus Christi, en junio. Se celebra con una gran procesión.

Fotos: ChensiyuanRamón

Deja un comentario