Menú de navegación
Conjunto conventual de Novodevichy

Conjunto conventual de Novodevichy

Moscú (Rusia)

  • Autor: info@viajealpatrimonio.com
  • Fecha de publicación: 30 11, 2017
  • Categoría:

Defensa conventual


Había en Moscú un convento llamado de la Ascensión o Starodevichy. Se levantó en el siglo XIV en medio del Kremlin y durante siglos sufrió todo tipo de calamidades, restauraciones y ampliaciones. A comienzos del siglo XX se podía considerar por todo ello una parte central de la historia moscovita y un centro de la religión ortodoxa. Todo esto se pasó por alto cuando los soviets decidieron derruirlo en 1929 para levantar en su lugar una academia militar para los líderes del ejército rojo. Fue así víctima de la política antirreligiosa del nuevo régimen, que borró del mapa uno de los dos principales conventos de la ciudad. El otro, situado tres kilómetros al suroeste del Kremlin, corrió mejor suerte. Novodevichy, nuevo convento de doncellas en contraposición al viejo Starodevichy, ha corrido una suerte completamente distinta. Se ha mantenido prácticamente intacto desde el siglo XVII, lo que viendo la historia de Starodevichy es todo un hito. Ha sido así testigo de la historia de los últimos cinco siglos de la ciudad.

Vista de Novodevichy por la noche

El conjunto conventual fue fundado por Basilio III de Moscú en 1524 para conmemorar la victoria moscovita en la conquista de la ciudad de Smolensk, diez años atrás. Además de convento, desde el comienzo este lugar pasa a formar parte del cinturón defensivo de Moscú, que integran este y otros siete complejos. De ahí que se levanten murallas y doce torres defensivas. De hecho, a comienzos del siglo XVII es objeto de ataque y conquista puntual por tropas polacas, tras lo cual sus defensas se refuerzan. A Novodevichy le corresponden una serie de pueblos y campesinos que llegan a ser 36 y 15.000 respectivamente. Su riqueza y prestigio crecen y, cuando abre un cementerio en el siglo XVI, este es codiciado por la nobleza rusa. Se convierte en hogar de mujeres nobles, hijas o esposas de zares y otros aristócratas. Aumenta sus atribuciones al ser hospital de oficiales y orfanato femenino. La regencia de Sofia Alexeyevna en la década de 1680 es el momento cumbre y se levantan numerosos edificios.

En todo momento no residen aquí más de unas cincuenta o cien monjas. Estas colaboran activamente en la defensa del monasterio frente a las tropas napoleónicas. Sin embargo, poco pueden hacer ante el ascenso del comunismo. Son expulsadas del convento, cuyos edificios se salvan al cambiar de rol. Se abre aquí el museo de la emancipación femenina y las estancias de las monjas son reconvertidas en apartamentos. Los comunistas usan también profusamente el nuevo cementerio abierto fuera de las murallas a comienzos del XX, segundo en prestigio tras la Plaza Roja. Con el paso de las décadas, los comunistas van levantando sus vetos religiosos y se devuelve el culto a las iglesias. Sin embargo, hay que esperar a 1994 para asistir a la vuelta de las monjas al convento. Sin llegar al auge que supusieron los siglos XVI y XVII, hoy Novodevichy vuelve a ser un lugar activo.

Murallas de Novodevichy

Novodevichy es relevante tanto por ser un exponente del cinturón defensivo de Moscú como por ser el mayor y mejor representante del estilo barroco moscovita o Naryshkin. Este estilo supone una fusión del estilo tradicional ruso con los nuevos aires barrocos de Europa, sin llegar a la ruptura total que supuso en Rusia el barroco petrino tan típico de San Petersburgo. Novodevichy está a orillas del río, con un parque en la parte sur, donde está el cementerio. El espacio amurallado es rectangular y en el centro se sitúa la catedral Smolensky, la estructura más antigua del conjunto. Por estilo, no obstante, parece que fue construida unos pocos años después de la fundación. En su interior guarda algunos de los mejores frescos de la capital. Alrededor de la catedral están el resto de templos y estancias levantadas en tiempos de Sofia Alexeyevna, representantes genuinos del barroco moscovita. Entre todos destaca la torre octogonal en la parte este. Sus 72 metros de altura la hicieron segunda estructura más alta de la ciudad en su día.

Novodevichy es una visita habitual cuando uno viaja a Moscú, aunque el Kremlin concentre las miradas. La mejor manera de llegar es en metro, estación Sportivnaya. Aunque muchos cruceros pasan por delante y ofrecen una buena vista del conjunto, ninguno atraca cerca del convento. El culto ha regresado a Novodevichy y ahora son las monjas las encargadas de gestionar, sin mucho entusiasmo, el lugar. Hay que seguir sus reglas y las mujeres han de taparse la cabeza. Hace unos años, la torre se incendió y está en obras. Es casi obligatorio complementar Novodevichy con el cementerio de 1904, un laberinto en el que localizar las tumbas es bastante complicado. Frente al monasterio está también el famoso lago de los cisnes que parece inspiró a Tchaikovsky para su ballet. La fotografía de Novodevichy reflejándose en sus aguas es ideal.

Fotos: Alexey KljatovAleks G

Deja un comentario