Menú de navegación
Paisaje industrial de Blaenavon

Paisaje industrial de Blaenavon

Gales (Reino Unido)

Hierro y carbón galés


Los cambios sociales que trajo consigo la Revolución Industrial tuvieron un ejemplo paradigmático en Gales: esta zona de Reino Unido pasó de ser profundamente rural a un centro industrial gracias a la actividad minera. La producción de materias primas fue especialmente intensa en el condado histórico de Monmouthshire, al sur de Gales, desde finales del siglo XIX. El valle del río Afon Lwyd y la montaña Coity, rica en minerales, cambiaron radicalmente su paisaje durante un periodo de dos siglos. Se formó un paisaje industrial completo formado por minas, hornos, forjas y un entramado de transporte basado en el tren y los canales de agua. El centro de este paisaje se sitúa en Blaenavon, antigua localidad minera.

paisaje-industrial-de-blaenavon

Antiguo tren de Bit Pit

Desde 1675 se había extraído mena de hierro en las montañas de Monmouthshire, pero fue en 1788 cuando la actividad empezó a acelerarse. En ese año, tres empresarios, Thomas Hill, Thomas Hopkins y Benjamin Pratt, compraron terrenos para abrir una forja de hierro. Un año después tenían en funcionamiento hornos de explosión movidos con vapor y para 1800 ya eran la primera región en extracción de hierro del mundo. Hasta 1817 se habían limitado a extraer el hierro de la superficie de la montaña Coity, pero en ese año comenzaron a horadar sus profundidades, cambiando con ello definitivamente el paisaje de la región. En 1837, las minas fueron compradas por empresarios londinenses que, tras pasar una época dubitativa, elevaron la producción a su pico de 1845 con 35.000 toneladas. El hierro empezó a dejar de ser rentable y Blaenavon pasó una época de depresión. En 1878, la invención en Blaenavon de una variación del método Bessemer básico para producir acero con hierro fosfatado hizo vivir un auge puntual a la región. Sin embargo, para el cambio de siglo este empujón ya se había evaporado.

Pero no solo había hierro en Blaenavon y esto hizo resurgir a la zona. El nuevo foco se situó en el carbón. Una primera mina fue ampliada formando el Big Pit, la mayor mina de carbón de Gales, con espacio para doble tránsito de vagonetas. Durante el siglo XX, el carbón fue siendo progresivamente sustituido y la mina cerró definitivamente en 1980. El paisaje resultante de este proceso industrial es uno de los más completos e incluye varios edificios históricos, incluyendo los altos hornos mejor conservados de Reino Unido, dos naves de fundición originales, una torre elevadora movida por agua, etc. Todo este paisaje está surcado de una primitiva red ferroviaria para traer material y enviar las materias primas a todo Reino Unido. No solo se limitaron a la isla: la cercana capital de Gales, Cardiff, se convirtió en el principal puerto exportador de hierro para vías del mundo.

Antigua fábrica siderúrgica en Blaenavon

Antigua fábrica siderúrgica en Blaenavon

Además del aspecto empresarial, Blaenavon es interesante por el desarrollo urbanístico y social que vivió la región, que llegó a contar con una comunidad de más de 10.000 personas empleadas en su mayoría en la industria. Bajo el patronazgo de la compañía minera se creó todo un pueblo que recibió inmigración de la población rural de Gales y a trabajadores industriales de regiones más remotas, como los Midlands de Inglaterra. Desde la construcción de la iglesia St. Peter a comienzos del XIX al hall de trabajadores construido en 1894, la pequeña ciudad desarrolló una comunidad con todo tipo de servicios. No todo fue bonito: la Revolución Industrial fue también una época en la que la comunicación entre trabajadores en un espacio cerrado trajo reivindicaciones sociales. Hubo momentos de gran tensión coincidiendo con las variaciones del precio de las materias primas y, por tanto, de los salarios. Las huelgas fueron muy habituales e incluso se creó un grupo de piquetes, el Scotch Cattle, que atosigaba a los trabajadores rebeldes con la causa.

Desde el final de la actividad de Blaenavon el área ha sido protegida y transformada en legado histórico y sobre todo didáctico. La visita aquí es de corte familiar, con distintos museos centrados en la historia del desarrollo industrial y minero. Blaenavon Ironworks es un museo centrado en la primera etapa de la región, alrededor del hierro, en el que se pueden visitar las antiguas casas de los obreros. Big Pit National Coal Museum es la visita más interesante, pues con las debidas medidas de seguridad te introduce en el oscuro túnel de la mina de carbón para comprender cómo era el trabajo entonces. Por último, el Pontypool and Blaenavon Railway es un recorrido de tres kilómetros en un tren de vapor sobre unas vías que cesaron su actividad a mediados del siglo XX. Blaenavon se encuentra a pocos kilómetros de Cardiff y a unas tres horas de Londres.

Foto: Dom Atreides / Loco Steve

Deja un comentario