Menú de navegación
Parque Nacional Histórico y Cultural de la Antigua Merv

Parque Nacional Histórico y Cultural de la Antigua Merv

Mary (Turkmenistán)

  • Autor: info@viajealpatrimonio.com
  • Fecha de publicación: 19 09, 2016
  • Categoría:

Ciudad collage


La mayor parte de ciudades suelen evolucionar desde un centro histórico que va creciendo según las necesidades, gobernantes o estilos. El caso de Merv es distinto: es una ciudad que parece un collage. En sus 5.000 años de historia ha tenido distintos centros, recintos amurallados, diseños, zonas de influencia, etc. Esto respondió en parte al deseo de sus gobernadores, pero también en parte a su compleja historia, demasiado llena de cambios de manos. La razón principal es que Merv está situada en una zona caliente que ha visto pasar a todo tipo de imperios y civilizaciones. En un delta del río Murghab, Merv es la cabeza de un oasis vital en el amplio desierto de Karakum. Esta posición le valió también ser una de las ciudades más importantes de la Ruta de la Seda. Aquí paraban las caravanas para reponer fuerzas y comprar nuevos caballos y camellos. Este poder económico se unió al político en la época selyúcida para hacer de Merv una de las ciudades más grandes del mundo en el siglo XII.

Kushk de Kyz Qala, el mejor conservado de Sultan Kala

Kushk de Kyz Qala, el mejor conservado de Sultan Kala

La larga historia de Merv arranca en el tercer milenio a.C., en la Edad de Bronce. Se llama Mouru en primer lugar y Margu con los aqueménidas. Este primer gran imperio persa da forma a la ciudad. De la época de Ciro el Grande son los primeros restos conocidos, bajo capas de historia. Alejandro Magno la hizo suya y fue la capital de Margiana bajo varios imperios. De hecho, es renombrada como Antiochia Margiana por los persas seleúcidas. Con la caída de estos se convirtió temporalmente en centro de estudios budistas y disfrutó de cinco siglos bajo el imperio sasánida, el último en importancia de los persas. Es entonces, en el 651, cuando arranca la historia musulmana de Merv. Con el califato omeya, la cultura musulmana penetró con fuerza en Merv. Hubo mucha inmigración y desde aquí se dirigieron operaciones hacia el norte. Sin embargo, en el 748 los omeyas no vieron venir la partición de su califato, que se inició en Merv. En ese año, Abu Muslim dirigió una rebelión que dividió el mundo islámico en dos. Merv fue desde entonces un influyente centro de conocimiento.

En el 1037, tras el paso de varias dinastías, llegaron los selyúcidas. Expandieron la ciudad hasta su máximo histórico y recuperaron el rol comercial y cultural de Merv. Llegó a tener 200.000 habitantes. Desgraciadamente, los mongoles la conquistaron en 1221. Tolui, hijo de Gengis Kan, arrasó la ciudad y asesinó a casi todos sus habitantes. Merv no volvería a ser la misma, pero se recuperó parcialmente en el siglo XVI. Entonces se construyó una presa en el río Murghab que impulsó económicamente la ciudad. Así hasta 1785, cuando el emir de Bujará, Shah Murad, acabó con la ciudad una vez más. Destrozó la presa, la ciudad y llevó a sus habitantes presos al norte. Hoy, los descendientes de aquellos emigrantes forzosos son una minoría étnica en ciudades como Bujará y Samarcanda, en Uzbekistán. Tras la conquista de Turkmenistán por parte de Rusia, A.V. Komarov estudió las ruinas en 1885. No es que fuera un gran profesional, pero al menos atrajo a otros arqueólogos que iniciaron un trabajo que aún sigue en marcha.

Mausoleo de Sultan Sanjar

Mausoleo de Sultan Sanjar

Merv es la suma de cuatro ciudades. Los aqueménidas levantaron Erk Gala. Esta ciudad fue ampliada en tiempos helenísticos con el nombre de Gyaur Kala, quedando la primera ciudad como acrópolis. Lo más visible de Gyaur Kala son sus murallas de dos kilómetros. Están hechas de adobe, un material novedoso para la época. Esta ciudad funcionó como distrito industrial cuando los selyúcidas levantan la tercera ciudad, Sultan Kala, cuyas murallas llegan a doce kilómetros. Esta época concentra lo más relevante de Merv. Destacan los kushks, palacios amurallados de la clase alta como los de Gyzgala. También los kepderihana, extraños edificios cuya función es debatible: palomares o bibliotecas. De esta época es también el edificio mejor conservado, el bonito mausoleo de Sultan Sanjar. La última de las ciudades fue levantada por los timúridas un poco al sur: Abdyllahangala.

Los rusos fundaron la ciudad de Mary unos kilómetros al oeste. Hoy es la ciudad de entrada a Merv: es la cuarta ciudad de Turkmenistán con 125.000 habitantes y tiene aeropuerto propio. De hecho, con buena planificación se puede ir y volver en el día desde la capital del país. Es bastante imprescindible llevar guía para entender las cuatro ciudades de Merv. El problema es que hay poca infraestructura allí y es necesario contratar un guía previamente. Si se organiza el viaje desde el país de destino no habrá problema, pues Merv es visitado en todos los circuitos por el país o en combinados con Uzbekistán. No hay que llevarse a engaño: en Merv es complicado ver grandes estructuras en buen estado. Hoy trabaja allí el Ancient Merv Project, un consorcio del gobierno con Reino Unido que sigue desentrañando el pasado de Merv. Las temperaturas son extremas: mucho calor y tormentas de arena en verano; frío en invierno.

Foto: CittPeretz Partensky

Deja un comentario