Menú de navegación
Parques de Kluane, Wrangell-St. Elias, Glacier Bay y Tatshenshini-Alsek

Parques de Kluane, Wrangell-St. Elias, Glacier Bay y Tatshenshini-Alsek

British Columbia y Yukon (Canadá) y Alaska (EEUU)

  • Autor: info@viajealpatrimonio.com
  • Fecha de publicación: 22 12, 2015
  • Categoría:

Salvaje hielo norteamericano


En el lejano noroeste de Canadá y EEUU se encuentra una de las zonas más protegidas que existen, gracias a la suma de varios Parques Nacionales. Es un lugar prácticamente inhabitado, de duras condiciones y donde todo es grande: las montañas más altas de Norteamérica, los glaciares más largos, los campos de hielo más grandes fuera de la zona polar, etc. Además, esta fusión de cuatro grandes Parques y Reservas Nacionales guarda en su interior algunas de las comunidades más grandes de animales salvajes, casi en extinción en otras zonas. Aquí campan a sus anchas osos grizzli, negros o pardos, muflones de Dall, caribúes, lobos, linces, todo tipo de aves migratorias, distintas especies de salmón y muchas más especies. Las distintas latitudes y altitudes permiten ver todo tipo de ecosistemas, desde el marino hasta la tundra. Visitar esta zona del mundo es de por sí una aventura por lo recóndito e inaccesible que resulta esta parte del mundo.

parques-de-kluane-wrangell-st-elias-glacierbay-y-tatshenshini-alsek

Vista de los glaciares cayendo al mar de Glacier Bay

Empezando por el norte y el más famoso, el parque de Wrangell-St.Elias es ya de entrada el Parque Nacional más grande de EEUU. Lo es desde 1980, aunque ya antes estaba protegido. Fue explorado por el danés Vitus Bering en 1741, al servicio de Rusia, que vendió este territorio a EEUU junto con el resto de Alaska. La primera actividad de la zona fue la minería de oro y cobre, muy importante hasta mediados del siglo XX. Entonces se abandonaron las minas de Kennecott y el foco se dirigió a su protección. Aquí se encuentran glaciares tan grandes como el Malaspina, el Hubbard o el Nabesna y casi todas las montañas más grandes de EEUU. Esto incluye la segunda, el Monte San Elías, y el Wrangell, un volcán activo. Existen dos carreteras de grava a lo largo del parque que nos permitirán llegar a Copper Center, una pequeña localidad de 300 habitantes que sirve de entrada al Parque. En él son típicos los trekking de varios días con acampada libre. Hay que estar siempre alerta a los osos, habitantes muy habituales. También es frecuente el ascenso a las montañas, mejor con alguna de las agencias especializadas que existen.

Este parque se une al sureste con el de Glacier Bay, uno de los parques con más historia de EEUU. Jean-François de Galaup lo exploró en 1786, unos años antes de que George Vancouver lo visitara. Sin embargo, el nombre más asociado al parque es el de John Muir, que vino a esta zona en 1879 e inició una campaña en pro de su conservación que atrajo a muchos otros exploradores. Lo más impresionante del parque es su colección de glaciares: muchos de ellos parten de las montañas para caer en picado hacia el mar. Como en Wrangell-St.Elias, la mayor parte están en retroceso desde hace más de un siglo. El más famoso era el Muir, pero ahora mucha parte del turismo acude al Margerie o al Lamplugh, que están en crecimiento. El turismo aquí sí es más habitual: hasta 400.000 personas al año se acercan a un Parque Nacional sin carreteras. Lo hacen llegando a través del pequeño aeropuerto de Gustavus o en crucero desde las grandes ciudades de la costa oeste. Para moverse por el Parque lo más habitual es en barco o kayak.

Río Alsek en British Columbia, Canadá

Río Alsek en British Columbia, Canadá

Por agua es también el principal recorrido del Parque Nacional de Tatshenshini-Alsek, pero agua dulce. Tras cruzar la frontera, aquí nos encontramos ya en la región canadiense de British Columbia. El nombre del Parque hace referencia a dos grandes ríos, siendo el primero afluente del segundo. La etnia tlingit ocupa esta zona desde hace mucho tiempo en aldeas de pescadores y le dio nombre al río Tatshenshini, el río con apestosos salmones reales. Se junta con el Alsek, que desemboca ya en Glacier Bay. Fue declarado Parque Nacional en 1993 para evitar que continuaran las prospecciones mineras. Ya por entonces era famoso por el rafting en el Alsek: desde que Walt Blackadar lo navegara en 1971 por primera vez y advirtiera a todo el mundo de lo peligroso que resultaba, cada año cientos de valientes acuden para realizar uno de los rafting más duros del mundo.

Yendo en dirección noroeste llegamos al último de los Parques, el de Kluane. Al lado de los otros resulta hasta familiar, pues partiendo de su base en Haines Junction se puede visitar acercándose al lago Kathleen, muy frecuentado en verano y con mayores facilidades. El nombre del Parque viene de otro lago, el más grande, que significa gran pez. Si se quiere algo más de aventura, el Parque Kluane guarda en su interior el pico más alto de Canadá y el segundo de Norteamérica con 5.959 metros. Se trata del Monte Logan, muy inaccesible, aunque hay compañías que organizan viajes para ascender a la cima. Justo al pasar la frontera hacia Alaska volveremos a Wrangell-St.Elias, cerrando un enorme círculo de hielo y naturaleza.

Foto: Héctor Mota / Chris deRham

Deja un comentario